martes, noviembre 09, 2010

Date la "buena" vida!

Después de la lectura del capítulo 4 de Ética para Amador responde a una de las cuestiones siguientes, demostrando tu comprensión sobre lo leído:

  1. Comenta el sentido de la siguiente frase “Es importante ser capaz de establecer prioridades y de imponer una cierta jerarquía entre lo que de pronto me apetece y lo que en el fondo, a la larga, quiero. Y si no, que se lo pregunten a Esaú..”
  2. ¿Qué es el arrepentimiento? ¿de que nos debemos arrepentir?, ¿debemos arrepentirnos de lo que no hacemos o de lo que hemos hecho mal?
  3. ¿Qué condiciona nuestra elección? ¿cuál es el problema de la decisión conveniente? Si lees el siguiente texto, posiblemente encuentres la respuesta “Si te digo que hagas lo que quieras, lo primero que parece oportuno hacer es que pienses con detenimiento y a fondo qué es lo que quieres”.


214 comentarios:

1 – 200 de 214   Más reciente›   El más reciente»
Anónimo dijo...

1.Cuando decimos ‘haz lo que quieras’ no pretendemos que se haga lo que a uno le da la gana sino que hagas lo que creas que es más conveniente para ti y que seamos capaces de saber decidir entre lo que nos apetece o lo que queremos hacer, ya que a veces hay cosas que queremos hacer pero que son contradictorias y nos hemos de dar cuenta que lo que de verdad queremos con todo esto es darnos la ‘’buena’’ vida pero tenemos que entender que la ‘’buena’’ vida no solo depende de nosotros mismos sino también de los demás por eso antes de decidirnos por hacer algo, creo que debemos pararnos a pensar en lo que vamos ha hacer y las consecuencias que puede llevar, pensar en los demás y no solo en lo que nos venga bien a nosotros


Cristina Escaich

María Herraiz dijo...

En esta vida hay que aprender a esperar, tener paciencia y no dejar algo que puede ser bueno en un futuro por algo a lo que quieras o no solo sacas poco provecho en comparación con lo otro, como le pasó a Esaú con el plato de lentejas; él estaba hambriento, y sin pensar muy bien en la proposición que le había hecho su hermano cedió y se comió la comida. Lo que luego él se arrepintió por no heredar los bienes de su padre en un futuro cuando quizás los necesitaba.
Así que yo creo que es lección de vida el saber aguantarse de algo aunque parezca satisfactorio, para tener la oportunidad de sacar más provecho de lo que se espera. La paciencia y el saber aguantar son valores que en la vida sirven de mucho. Porque la impaciencia lleva a la imprudencia y a hacer las cosas sin ser pensadas antes, y como bien dicen las famosas frases: “Pienso, luego existo” y “Pensar antes de actuar”, tienen toda la razón ya que tomar una decisión sin haberla pensado y no estar del todo seguro se va por mal camino.
Pongo un ejemplo: Estoy sin trabajo, y estoy buscando desesperada mente uno que esté bien, pero necesito dinero para poder pagar el alquiler. Tengo dos entrevistas; una para un puesto de secretaria para un hombre de negocios que me lo darían directamente. Pero también tengo otra entrevista para un puesto como diseñadora gráfica (lo que yo habría estudiado) en una empresa muy grande y me pagarían muy bien, pero tendría que esperar unas semanas a que me cogieran. ¿Qué hago yo? Necesito el dinero, pero ¿Saldría beneficiada trabajando cada día en algo que no me gustara para tener el dinero antes? ¿O me esperaría esas semanas para trabajar en la empresa de mis sueños haciendo lo que a mí me gusta para el resto de mi vida?
Tomar decisiones es muy difícil, pero hay que pensar en un futuro, lo que me va a suponer, en unos pros y unos contras o incluso haciendo un esquema o mapa mental para aclarar los pensamientos y luego tomar la decisión más adecuada.
Como dice Fernando Savater, "Es importante ser capaz de establecer prioridades y de imponer una cierta jerarquía entre lo que de pronto me apetece y lo que en el fondo, a la larga, quiero."

Miguel Bacquelaine dijo...

1. Que a veces los hombre queremos cosas contradictorias que entran en conflicto unas con otras. Por eso se ha de ser capaz de establecer prioridades, porque hay situaciones en las que lo que pronto te apetece, no es más que un capricho que a la larga te acaba perjudicando. Como bien sale en el ejemplo de Jacob y Esaú, cuando este, influido por la muerte, y por lo que le apetece en aquel momento, toma una mala decisión, que a la larga le acaba afectando. Debemos pensar las cosas.

david arias dijo...

1- Esta frase, nos quiere venir a decir, que ha veces es más importante priorizar que hacer lo que uno le apetece. Nos muestra el ejemplo de Esaú, ya que este se precipito en vez de pensar y no estableció ninguna prioridad.
Nos quiere venir a decir, que hemos de priorizar-nos las cosas, así que después no nos tendremos que arrepentir de nada.

Anónimo dijo...

El sentido de la frase es que cuando algo nos apetezca fijémonos en las repercusiones que puede tener el hacerlo, y ver si vale la pena hacer algo momentáneo por algo que quizás llevamos mucho tiempo esperando. Hacer algo momentáneo, puede privarnos de algo en el futuro, como lo que le pasó a Esau.

Victor de Azúa

nicolas dijo...

1. Comenta el sentido de la siguiente frase “Es importante ser capaz de establecer prioridades y de imponer una cierta jerarquía entre lo que de pronto me apetece y lo que en el fondo, a la larga, quiero. Y si no, que se lo pregunten a Esaú..”


Pues como cuenta la historia en el Génesis, Esau volvía de caza y tenía mucha hambre, su hermano había preparado lentejas y a Esau le apetecían mucho, a cambio de ellas vendió su primogeneidad, una vez saciado se arrepintió del cambio que había hecho.
La cual cosa nos dice, que si por un capricho sacrificamos algo que nos vendrá mejor a la larga que el mismo capricho es una acto inútil, pero que movidos por el deseo cometemos inconscientemente actos perjudiciales.

Anónimo dijo...

Muchas veces, nos movemos y actuamos sin pensar en verdemente cuales son nuestras obligaciones o que es lo que realmente es importante para nuestra vida.
Deberíamos siempre tener nuestras prioridades claras, que es lo que nos conviene y es más importante para nuestro futuro
Muchas veces, sin pensar escogemos aquello que sale de repente, que nos apetece, y que en aquel momento te hace gracia pero que en realidad no tiene ningún valor para ti, me explico; en el caso de Esaú a él le apetecen las lentejas pero él, lo que en realidad quiere, es su poder y así dentro de unos años poder vivir mucho mejor.
Hemos de evitar los caprichos que en algún momento puedan distraernos de nuestras prioridades, por eso hay que tener ideas claras y establecerte unos parámetros de, que es lo que me apetece en este momento y que es lo que quiero de verdad, lo que no quiero perder.

Andrea Conill

Anónimo dijo...

1-
Que es importante tener tu propia vida organizada, no tenemos que satisfacer nuestras necesidades según el momento, ya que en un momento determinado nos puede apetecer mucho algo pero realmente no sirve para nada en nuestra vida. Tenemos que realizar las cosas con cabeza y sentido, realizar las cosas que nos puedan servir en un futuro.

Albert Arias

Pol Francès dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
alejandro escolá dijo...

Una jerarquía, un orden lógico, un saber escoger lo que ahora nos puede apetecer o lo que a la larga será lo mejor. Se podría decir que es una inversión para el futuro, aunque ahora mismo nos apetezca mucho más un plato de lentejas. Debemos sobreponernos sobre los placeres inmediatos.
Se puede aplicar a nuestra humilde vida de estudiantes. ¿A quién le gusta estudiar? Seguro que más de uno dirá "a mí" aunque todos sepamos que es mentira. Muchas de las cosas que se estudian día a día nos cansan, se nos hacen aburridas. Ésto no tiene nada que ver con el gusto por el trabajo bien hecho. Parece que me estoy yendo por las ramas pero, si juntamos todo lo que he dicho hasta ahora, cobrará sentido. Estudiamos por nuestro futuro, estudiamos porque sabemos que en el futuro necesitaremos unos títulos que acrediten nuestro conocimiento. Este conocimiento del que hablo se estudia, se consigue tras horas de sacrificio, de estudiar y no salir de marcha con los amigos. De quedarte en casa en vez de ir al cine. ¿Recuerdas? ¿A quién le gusta estudiar? seguro que todo el mundo prefiere estar con gente, divertirse, cosas inmediatas a las que debes sobreponerte.

Hay cosas que cuestan, hay cosas inmediatas que apetecen mucho más. Pero si tomas la decisión de lo inmediato, si te dejas vencer, te arrepentirás y deberás vivir con ello.

Anónimo dijo...

Georgina Vives

En la vida todo tiene que ver con la elección. Decidimos y elegimos en todo momento, a veces hasta lo hacemos involuntariamente. ¿Qué condiciona nuestras elecciones y decisiones? Buena pregunta. Yo creo que todo. Es decir, puede que tomemos una elección por alguien, por una persona, ya que como bien nos dice en el texto: nuestra vida está hecha de relaciones con los demás. Por ejemplo: Es el cumpleaños de tu mejor amigo y celebran una fiesta sorpresa dónde tú, como mejor amigo del cumpleañero, debes estar. Pero a la vez, a tu abuelo están a punto de hacerle una sencilla operación del corazón. Ambas personas te importan, pero a una de ellas, puede que por razones que desconoces, acabes sin volver a ver con vida. Ir a ver a tu abuelo será la decisión que acabarás tomando, porque en parte, la muerte hace que todo lo demás nos dé igual. Y este tipo de elecciones la toman muchísimas personas diariamente. Igual que la elección que acabe tomando la familia de un enfermo en estado vegetal; son elecciones difíciles pero que a veces, no puedes evitar tener que tomar.
A parte de las personas, que en mi opinión, serían aquello que nos condiciona a elegir, está todo aquello que queremos o creemos querer. Es decir, que aquello que en un momento dado queremos, nos lleva a elegir hacia aquello que en ese momento debemos hacer o no debemos hacer. Por ejemplo; imagina que tu madre te regala dinero por tu santo. Imagina a que te da 70 euros. Los guardas para algo que quieres comprarte pero después de unas semanas te dice un amigo que quiere ir a un concierto y que la entrada vale 70, tu emocionada, piensas en el dinero que tienes y enseguida aceptas asistir. Pero imagina que luego surge algo en que quizás no tienes tantas ganas de invertir tu dinero, pero por razones obligatorias, debes hacerlo. Aquello que quieres, después de todo, quizá no era lo más conveniente y quizás ese dinero era mejor invertirlo en algo de mas importancia.

En la vida todo tiene que ver con la elección. Decidimos y elegimos en todo momento, a veces hasta lo hacemos involuntariamente. ¿Qué condiciona nuestras elecciones y decisiones? Buena pregunta. Yo creo que todo. Es decir, puede que tomemos una elección por alguien, por una persona, ya que como bien nos dice en el texto: nuestra vida está hecha de relaciones con los demás. Por ejemplo: Es el cumpleaños de tu mejor amigo y celebran una fiesta sorpresa dónde tú, como mejor amigo del cumpleañero, debes estar. Pero a la vez, a tu abuelo están a punto de hacerle una sencilla operación del corazón. Ambas personas te importan, pero a una de ellas, puede que por razones que desconoces, acabes sin volver a ver con vida. Ir a ver a tu abuelo será la decisión que acabarás tomando, porque en parte, la muerte hace que todo lo demás nos dé igual. Y este tipo de elecciones la toman muchísimas personas diariamente. Igual que la elección que acabe tomando la familia de un enfermo en estado vegetal; son elecciones difíciles pero que a veces, no puedes evitar tener que tomar.
A parte de las personas, que en mi opinión, serían aquello que nos condiciona a elegir, está todo aquello que queremos o creemos querer. Es decir, que aquello que en un momento dado queremos, nos lleva a elegir hacia aquello que en ese momento debemos hacer o no debemos hacer. Por ejemplo; imagina que tu madre te regala dinero por tu santo. Imagina a que te da 70 euros. Los guardas para algo que quieres comprarte pero después de unas semanas te dice un amigo que quiere ir a un concierto y que la entrada vale 70, tu emocionada, piensas en el dinero que tienes y enseguida aceptas asistir. Pero imagina que luego surge algo en que quizás no tienes tantas ganas de invertir tu dinero, pero por razones obligatorias, debes hacerlo. Aquello que quieres, después de todo, quizá no era lo más conveniente y quizás ese dinero era mejor invertirlo en algo de mas importancia.

Pol Francès dijo...

1.
El arrepentimiento es un sentimiento que sentimos cuando hemos cometido algo que no nos agrada y nos sentimos mal por dentro, como si se removiesen las tripas, y al sentir arrepentimiento sientes el deseo de volver atrás en el tiempo para impedir cometer el error del que te arrepientes.

Nos debemos arrepentir de cometer actos como el del ejemplo del Génesis, que movidos por un deseo repentino, hacemos algo negativo que a la larga va a ser peor.

Dependiendo de las consecuencias que traiga el haber obrado mal, porque igual obras mal para satisfacer a los demás, la cual cosa beneficia a otros, pero a la vez te perjudica a ti, como cuenta el capítulo tercero de la ética de Amador. Pero el arrepentimiento no es un sentimiento demasiado positivo, porque el arrepentimiento perdura, así que una vez cometido algo no se puede volver atrás en el tiempo para impedirlo, asi que lo hecho hecho esta, si que se puede sentir un sentimiento de culpabilidad, pero el arrepentirse toda la vida no es bueno, aunque lo mejor es impedir el cometer errores.

Pol Francès

David dijo...

Habiendo tratado el tema de los deseos inmediatos, yo definiría el arrepentimiento como la toma de decisiones sin pensar. Una elección errónea. Es verdad, no obstante, que alguna decisión instantánea quizás nos sale bien y no nos arrepentimos.

Nos debemos arrepentir de las cosas que nos priven de hacer algo que antes podíamos hacer o que nos gustaría hacer y que, por medio de una acción realizada, no hemos conseguido. Algo que no ha hecho más que perjudicar y poner piedras al camino hacia una meta.

Para mi opinión el no hacer algo no te deja lugar a hacer algo bien y por lo tanto es un camino directo al arrepentimiento y al hacer las cosas mal. NO TIENES ELECCIÓN.
En cambio, si hacemos algo mal, será porque al principio nosotros pensamos que lo que hacemos es bueno y, cuando nos salga mal, veremos en qué nos hemos equivocado. Será un arrepentimiento con aprendizaje.
Y quién sabe. Quizás el hecho de arrepentirnos nos abre la puerta a nuevas ideas que no habríamos descubierto si no hubiéramos hecho nada.

Alex dijo...

A veces los hombre queremos cosas contradictorias, que entran en conflicto unas con otras.
Tenemos que pensar antes de actuar ya que si no lo hacemos, podemos estropear lo que queremos en un futuro, nuestros objetivos o nuestras metas.
En el ejemplo del capitulo IV de ética para amador a Esaú se deja llevar por algo que le apetece en el presente, como son las lentejas, sin pensar en su futuro, en las consecuencias.

Marta dijo...

1. Realmente, a veces nos viene ganas de hacer aquello que momentáneamente nos viene de gusto. A veces no lo hacemos, pero no nos damos cuenta que quizás, a la larga, esta decisión que hemos tomado (escojo esto antes que lo otro) puede perjudicarnos. ¿Por qué? Simplemente porque no hemos pensado con destreza. Es decir, como el ejemplo que nos ponen en Ética para amador, Esaú decide coger el bol de lentejas antes que ser heredero. En ese momento, Esaú tiene tanta hambre que no es capaz de ver que en un futuro se va a arrepentir. También podemos ver que en ese momento, no está haciendo lo que le da la gana, sino que simplemente ha elegido la opción incorrecta, por así decirlo. Pero como esta situación, seguro que podemos encontrar muchas más en nuestra vida cotidiana.
Podemos hacer lo que nos dé la gana, pero siempre pensado antes sobre nuestras repercusiones. Aunque al fin y al cabo, hacer lo que nos da la gana, es hacer la buena vida, y hacer la buena vida también es dar la buena vida. Para que yo pueda ser humano he de hacer humano a los otros. Al fin y al cabo, podemos relacionarlo de este modo.

Marta de Benito

Carla Granell dijo...

Comenta el sentido de la siguiente frase: “Es importante ser capaz de establecer prioridades y de imponer una cierta jerarquía entre lo que de pronto me apetece y lo que en el fondo, a la larga, quiero. Y si no, que se lo pregunten a Esaú...”

Es importante saber tomar decisiones con destreza y establecer una serie de prioridades y jerarquía de lo que uno quiere, porque si vamos tomando decisiones según lo que nos apetece en este momento nos encontraremos con una vida vacía y llena de contradicciones. No siempre tenemos el mismo humor ni las mismas ganas, depende del día nos apetecerá una cosa u otra. Hay que tener unos ideales que te rijan a actuar.

Hay que pensar y luego actuar, porque la impulsividad en según qué aspectos no es buena, a la larga te puede perjudicar. Más vale algo satisfactorio y que te llene a la larga, que algo efímero, que disfrutes en el momento, que te de placer y desaparezca y encima acabes perdiendo por dejarte llevar lo que era tu objetivo principal.

Tomar decisiones no es tarea fácil, hay que pensar y a veces anteponer lo que se quiere en un futuro no muy lejano que lo que se quiere en el momento. Por eso hay que pensar antes de actuar y cometer un acto del que luego te puedas arrepentir para el resto de tu vida, como seguramente le paso a Esaú al aceptar unas simples lentejas que le apetecían en el momento y vender su herencia.

Meritxell Ferrer dijo...

Ser capaz de establecer prioridades, es decir saber distinguir y elegir entre una cosa u otra, es muy importante porque cada decisión tiene su consecuencia. Su repercusión en el futuro, que puede ser tanto próximo como lejano. Además toda consecuencia tiene un valor, ya sea bueno o malo, y por tanto debemos aprender a estar lo suficientemente capacitados para imponer una propia jerarquía de valores e ir más allá de lo que vemos a primera vista. Debido a que a veces nos guiamos por lo que más deseamos en el ya inmediato.

MV dijo...

Es importante ser capaz de establecer prioridades cuando queremos hacer varias cosas ya que a la larga una mal decisión puede llegar a perjudicarte como le pasó a Esaú. Otro ejemplo sería el típico que tenemos los estudiantes hoy en día: UN joven tiene un examen muy importante pero ese mismo fin de semana tiene una fiesta, que según le han dicho sus amigos tendrá mucho éxito. El estudiante se plantea ir o no ir, como muchos de sus amigos van decide ir. ¿Qué pasará después? Este estudiante que tanto quería llegar hacer una buena carrera no podrá porque su nota no ha sido lo bastante buena. Puede que ese fin de semana se la hubiese pasado muy bien, pero el resto de su vida tendrá que dedicarse a algo que en el fondo no le gusta.
Hemos de ser capaces de predicar lo que podría pasar en las diferentes cosas que queremos hacer. Si lo hacemos viviremos bien, sin ningún tipo de arrepentimiento.


-- MAR VILADOT.

MARC MS dijo...

1. Comenta el sentido de la siguiente frase “Es importante ser capaz de establecer prioridades y de imponer una cierta jerarquía entre lo que de pronto me apetece y lo que en el fondo, a la larga, quiero. Y si no, que se lo pregunten a Esaú…”

A veces no sabemos distinguir los dos siguientes términos: “haz lo que quieras” y “haz lo primero que te venga en gana”. La persona humana debe ordenar ambas situaciones pensando en su prioridad a la larga. Como se moraliza en el fragmento de Esaú, observamos que su idea principal es conseguir su primogenitura ante la de su hermano Jacob, pero también vemos que quiere tomarse el potaje de lentejas. Ante esta situación, lo que debe hacer es establecer es éstas unas prioridades e imponer una cierta jerarquía entre lo que le apetece en el momento (las lentejas) y lo que le apetece a la larga (la primogenitura). Por tanto, el deseo inmediato puede esperar un rato con tal de no ponerse contradicciones a sí mismo para conseguir lo que aun más desea, que es lo fundamental (la primogenitura).

Paula Garcia dijo...

1. Comenta el sentido de la siguiente frase “Es importante ser capaz de establecer prioridades y de imponer una cierta jerarquía entre lo que de pronto me apetece y lo que en el fondo, a la larga, quiero. Y si no, que se lo pregunten a Esaú..”


Muchas veces nos dejamos llevar por las cosas que nos apetecen en ese momento, pero no pensamos en que a la larga, no va a ser como desearíamos. Hemos de ser capaces de pensar bien antes de realizar acciones, y saber bien lo que queremos, diferenciándolo siempre de lo que nos apetece o nos da la gana hacer. La persona humana quiere muchas cosas, pero muchas veces contradictorias y que llegan a crear conflictos muchas veces. Nos se trata de tenerlo todo, sino disfrutar de lo que tienes y escoger siempre la mejor opción, pensando en el bien que causará luego ya que muchas veces no sabemos distinguir entre el término “haz lo que quieras” y “haz lo que primero tenga en gana”. Esto se nos presenta diariamente, en cosas tan simples como que cuando comes mucho, solo te preocupa el momento, ya que tienes hambre, pero que a la larga no te gustará tanto haber engorado mucho, de esta manera se ha de pensar en lo que realmente quieres, y lo que quieres es lo que te hace bien a ti mismo. Hemos de observar cada opción y decidir, priorizar. Este es el caso de Esaú, que en el texto se empeña en que quiere probar las lentejas, y su hermano Jacob se las deja probar con la condición de que le diera sus futuros derechos de primogénito. Este accedió porque no pensó en el futuro, sino en sus caprichos, ya que eso pasaría dentro de mucho tiempo y las lentejas las tendría en ese momento. Por esta razón, si Esaú se hubiera puesto a pensar en lo que de verdad quería, hubiese esperado un rato hasta comer las lentejas en vez de estropear sus posibilidades de conseguir lo fundamental, no supo priorizar.

Anónimo dijo...

1. Lo que esta frase nos quiere decir es que no vivamos en el momento inmediato, sino que vivas pensando en lo que haces y no pensando en lo que quieres instantaniamente. Ya que si solo quieres lo que te apetece, a veces te pierdes lo que podrias conseguir a la larga, como en el texto, no quieres las lentejas a cambio de la primogenidad, ya que solo para satisfacer lo que quieres instantaniamente, pierdes lo bueno de ser el primogeito.

Luis Blanco

Paula Garcia dijo...

1. Comenta el sentido de la siguiente frase “Es importante ser capaz de establecer prioridades y de imponer una cierta jerarquía entre lo que de pronto me apetece y lo que en el fondo, a la larga, quiero. Y si no, que se lo pregunten a Esaú..”
Muchas veces nos dejamos llevar por las cosas que nos apetecen en ese momento, pero no pensamos en que a la larga, no va a ser como desearíamos. Hemos de ser capaces de pensar bien antes de realizar acciones, y saber bien lo que queremos, diferenciándolo siempre de lo que nos apetece o nos da la gana hacer. La persona humana quiere muchas cosas, pero muchas veces contradictorias y que llegan a crear conflictos muchas veces. Nos se trata de tenerlo todo, sino disfrutar de lo que tienes y escoger siempre la mejor opción, pensando en el bien que causará luego ya que muchas veces no sabemos distinguir entre el término “haz lo que quieras” y “haz lo que primero tenga en gana”. Esto se nos presenta diariamente, en cosas tan simples como que cuando comes mucho, solo te preocupa el momento, ya que tienes hambre, pero que a la larga no te gustará tanto haber engorado mucho, de esta manera se ha de pensar en lo que realmente quieres, y lo que quieres es lo que te hace bien a ti mismo. Hemos de observar cada opción y decidir, priorizar. Este es el caso de Esaú, que en el texto se empeña en que quiere probar las lentejas, y su hermano Jacob se las deja probar con la condición de que le diera sus futuros derechos de primogénito. Este accedió porque no pensó en el futuro, sino en sus caprichos, ya que eso pasaría dentro de mucho tiempo y las lentejas las tendría en ese momento. Por esta razón, si Esaú se hubiera puesto a pensar en lo que de verdad quería, hubiese esperado un rato hasta comer las lentejas en vez de estropear sus posibilidades de conseguir lo fundamental, no supo priorizar.

Anónimo dijo...

1.

Estoy totalmente de acuerdo con el texto, ya que en mi opinión hay que saberse organizar las prioridades, de manera que pueda controlar lo que me apetece.
Después de leer este texto he reflexionado, y apartir de ahora voy a ser mucho más consecuente con lo que toca hacer y no con lo que me apetezca.
Ricard Calpe

Anónimo dijo...

Esta frase se puede interpretar de varias maneras, bien, yo te expondré la interpretación correcta.
En esta vida, "estamos condenados a la libertad", quieras o no, vamos a elegir, a tomar decisiones, por lo que sería una opción a considerar el tomarnos enserio las elecciones que realizamos día a día.
Cuando elegimos, siempre hemos de pensar bien que escoger y no dejarnos llevar por nuestros deseos más imediatos o lo que nos apetezca en ese momento ya que luego nos podemos arrepentir de ello. Se dice que no hay nada tan útil como el arrepentimiento y es cierto ya que estoy seguro de que Esaú no se volverá a dejar llevar por un capricho cuando haya algo muy importante en juego, ya que se arrepiente de la decisión que ha tomado. Es como cuando vas al supermercado con el estómago vacío, de esta manera siempre comprarás más de lo que necesitas por capricho, porque tienes hambre y te apetece comer. Nosotros no nos podemos dejar llevar por este capricho,no podemos confundir el darse la buena vida con escoger lo que nos apetezca.
Darnos la buena vida, es el evitar la tentación del placer inmediato y elegir lo que a la larga nos va a ser mejor. La vida humana, nace de la relación con los demás, no nacemos ya hechos como un perro, sinó que a partir de la relación con los demás nos humanizamos y nos damos cultura, crecemos como personas y aprendemos cosas nuevas. ¿Tendríamos una buena vida si estuvieramos solos? Yo creo que no y que todo perdería mucho valor por lo que podemos definir el darse la buena vida como el evitar el placer instantáneo, el propio capricho,el saber escoger bien y relacionarnos con los demás para humanizarnos y dar de nosotros también. No podemos dejarnos llevar por el "la vida no tiene sentido porque moriré" ya que siempre lo tiene porque el sentido no sólo se encuentra en nosotros sinó en nuestras relaciones y en lo que aportamos como personas. Hemos de disfrutar de personas y no de cosas materiales y caprichos.
Me gustaría acabar avisandote de que cualquier error que cometamos esta vez lo reviviremos en la próxima ocasión, lo reviviremos una y otra vez eternamente. Por eso, mi consejo es que esta vez tomes la decisión correcta, porque esta oportunidad es la única que tienes.

Alfonso Bacquelaine de Quadras

Anónimo dijo...

3.¿Qué condiciona nuestra elección? ¿cuál es el problema de la decisión conveniente? Si lees el siguiente texto, posiblemente encuentres la respuesta “Si te digo que hagas lo que quieras, lo primero que parece oportuno hacer es que pienses con detenimiento y a fondo qué es lo que quieres”.
-Mariel Cabrera:

Somos libres, queramos o no lo somos. Tenemos que elegir siempre, hasta lo más mínimo, pero elegimos, por eso estamos obligados a ser libres. Siempre elegiremos aquello que nos convenga, aquello que deseamos en el momento, o en futuro próximo. Cada elección va de la mano con alguna consecuencia, ya sea mala o buena. Por eso, debemos pensar que queremos, reflexionar los puntos positivos y negativos, puede que en el momento que elegimos no nos sirva de nada, pero en algún momento lo hará. Nos condicionamos por 'esto me va bien y esto no'. No razonamos más allá de eso, entonces yo me pregunto: ¿Por qué ser libre significa elegir?.

Anónimo dijo...

Respuesta a la pregunta número 1: Yo creo que en las decisiones hay que pensar lo que se va a hacer, porque al igual que Esaú con las lentejas, prefirió no pasar hambre un rato más y perder su herencia, a pasar hambre y tener la vida casi resuelta en el futuro.
El significado de date la buena vida es que intentes vivir lo mejor posible pero pensando los actos y sus consecuencias antes de nada ya que por no hacer eso se puede perder todo, te puede pasar como el piloto que en la fecha de 23/10/11 se levantó por la mañana con ganas y unas horas después ya no estaba.
En fin, darse la buena vida significa hacer lo que más nos convenga.
Alejandro Melgarejo

Alejandro deniz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Amanay Dévora Delgado dijo...

(1)Nadie puede dispensarse de la responsabilidad creadora de escoger tu camino , no hay que preguntarse tanto si merece la pena algo o no .
Eres libre de decidir lo que quieras o no , cuando nos plantean dos cosas al elegir tenemos que pensar y no elegir mas bien por capricho (hacer la que nos de en gana), cuando quieres algo es decir elegir algo es porque piensas que es lo correcto o lo más beneficioso para ti por ejemplo Esaú eligio mal y no penso en lo correcto puesto que lo mas facil es decir que que mas da lo que hagamos si nos vamos a morir que tenemos que hacer lo que queramos en el momento pero no tiene razón puesto que tenemos que hacer lo que en verdad dejará huella y lo mejor para nosotros es importante ser capaz de establecer prioridades y de imponer una cierta jerarquía entre lo que me apetece y lo que en el fondo quiero y es lo mejor , tenemos que pensar más en la que queremos y no centrarse en la muerte y no pensar que la vida ya no merece la pena .por ejemplo , si nos dan a elegir en darnos una mansión y muchas cosas materiales que deseamos con la condición de no ver a ninguna persona , nos guiamos mas por lo "guay" , pero nosotros no podemos vivir sin relacionarnos con personas y sin establecer una conversación , en conclusión tenemos que saber bien en lo que elegimos , lo bueno y lo bueno pero que no es tan bueno porque repercutará en nosotros la decisión tomada.

Alejandro deniz dijo...

uándo queremos hacer algo en un momento determinado tenemos que pensar las consecuencias que tendrá y decir si es algo que que queremos hacer de verdad o solamente lo hago porque me apetece en ese momento.
El arrepentimiento viene cuando una acción no sale mal y nos perjudica, nos debemos arrepentir solo de lo que pensemos que algo nos ha salido mal.
Lo que condiciona nuestra elección es depende de lo que queremos hacer en ese momento. Hacemos algo porque nos apetece.

Alejandro Deniz

Sara Álvarez dijo...

Yo elegí la pregunta número uno.
Esta frase nos dice que no hay que dejarse llevar por los caprichos que sentimos en un momento determinado dado que si lo hacemos, obtendríamos ese placer pasajero, momentáneo, pero perderíamos algo mucho más importante y duraderp que obtendríamos en un futuro próximo o lejano.

Sara Álvarez Tavío

Omar Torres dijo...

Comenta el sentido de la siguiente frase “Es importante ser capaz de establecer prioridades y de imponer una cierta jerarquía entre lo que de pronto me apetece y lo que en el fondo, a la larga, quiero. Y si no, que se lo pregunten a Esaú…”
Para tomar una decisión tenemos que ser capaces de olvidar o dejar a parte nuestras necesidades o caprichos inmediatos. Debemos ser capaces de fijarnos en lo esencial, en lo que queremos de verdad y a largo plazo.
En muchas ocasiones queremos cosas que se contradicen y nos llevan a un conflicto. El ser humano ha de ser capaz de distinguir cuál de ellas nos importa más. Si no, nos arrepentiremos de nuestras decisiones o elecciones.
Es la diferencia entre hacer lo que quieres o hacer lo que te da la gana. Es el claro ejemplo de Esaú y Jacob; como Esaú tenía hambre vendió su primogenitura. Cambio lo que de verdad quería por algo que le apetecía en ese momento.
Por lo tanto debemos, como humanos, ser capaces de priorizar nuestras opciones.

Iris Méndez dijo...

1. Muchas veces nos dejamos llevar por lo que de pronto nos apetece, pero que a la larga nos arrepentimos de haberlo hecho, o dicho. Debemos saber que es lo que de verdad nos conviene, ya que a veces hacemos lo que queremos en un momento determinado pero a la larga preferimos no haber elegido hacer eso. Tenemos que pensar bien que es lo que nos viene mejor y no hacer literalmente "lo que nos da la gana", sino ser conscientes de lo que nos beneficia y nos perjudica para tomar las decisiones correctas, y no sólo las consecuencias que caen sobre nosotros, sino también a los que nos rodean.
Iris Méndez Etter

Silvia Garcés dijo...

1. Debemos ser capaces de establecernos prioridades ya que, como dice en el libro de 'Ética para Amador' a lo largo de la vida se nos plantearán muchos caprichos y oportunidades, que pueden ser morales o inmorales debemos saber establecer prioridades para saber elegir y poder distribuir bien nuestra libertad. No debemos escoger cosas según el momento, por eso cuando nos dicen 'haz lo que quieras' no es para que hagamos lo que queramos si no para que decidas por ti mismo lo que es mejor(sin fijarse en el momento) y nos muestra el ejemplo de Esau, para enseñarnos que no debemos precipitarnos sino esperar el momento adecuado.

Silvia Garcés dijo...

1. Debemos ser capaces de establecernos prioridades ya que, como dice en el libro de 'Ética para Amador' a lo largo de la vida se nos plantearán muchos caprichos y oportunidades, que pueden ser morales o inmorales debemos saber establecer prioridades para saber elegir y poder distribuir bien nuestra libertad. No debemos escoger cosas según el momento, por eso cuando nos dicen 'haz lo que quieras' no es para que hagamos lo que queramos si no para que decidas por ti mismo lo que es mejor(sin fijarse en el momento) y nos muestra el ejemplo de Esau, para enseñarnos que no debemos precipitarnos sino esperar el momento adecuado.

Anónimo dijo...

Daniel Seijas
Debemos ser capaces de diferenciar entre lo que nos apetece en este momento y lo que realmente queremos, porque en ocasiones queremos hacer varias cosas que están en conflicto entre ellas y, si escogemos hacer lo que nos apetece, a lo mejor, perdemos la oportunidad de un posible beneficio mayor en el futuro
Podríamos definir arrepentimiento como las ganas de cambiar un acto del pasado para conseguir algo en el presente. Para evitar un arrepentimiento deberíamos de ser capaces de diferenciar, como ya dijimos antes, entre lo que nos apetece y lo que realmente queremos.
Nuestra elección debe ser condicionada principalmente por la respuesta una profunda reflexión a cerca de lo que realmente queremos.

Pablo Trancho Núñez dijo...

Pregunta nº2. El pensar de las cosas malas que has hecho, y reflexionar sobre ellas , no volviendo a repetirlas más para no sentirlos mal y hacer sentir mal a los demás . De las cosas malas que hayamos hecho durante la vida. De lo que hemos hecho mal porque no nos podemos arrepentir de algo que no hemos hecho.

Pablo Trancho Núñez dijo...

Pregunta nº2. El pensar de las cosas malas que has hecho, y reflexionar sobre ellas , no volviendo a repetirlas más para no sentirlos mal y hacer sentir mal a los demás . De las cosas malas que hayamos hecho durante la vida. De lo que hemos hecho mal porque no nos podemos arrepentir de algo que no hemos hecho.

Sofía Camacho dijo...

1.Comenta el sentido de la siguiente frase “Es importante ser capaz de establecer prioridades y de imponer una cierta jerarquía entre lo que de pronto me apetece y lo que en el fondo, a la larga, quiero. Y si no, que se lo pregunten a Esaú…”

Como nos cuentan en el Génesis,Esaú volvía del campo cansado y hambriento, su hermano había preparado lentejas, por lo que Esaú decidió cambiar su herencia por un plato de comida.
Como bien dice Fernando Savater, es importante ser capaz de establecer prioridades entre lo que de pronto me apetece y lo que de verdad, a la larga, quiero.
Hay que saber diferenciar entre ambos términos, porque algo que de pronto nos apetece, no es más que un capricho que a la larga nos perjudica.Tenemos que ser capaces de distinguir qué cosas nos importa más.O si no, puede que nos arrepintamos de nuestras decisiones.Esta es la diferencia entre hacer lo que quieres o hacer lo que te da la gana.

Pablo Trancho Núñez dijo...

Pregunta nº2. El pensar de las cosas malas que has hecho, y reflexionar sobre ellas , no volviendo a repetirlas más para no sentirlos mal y hacer sentir mal a los demás . De las cosas malas que hayamos hecho durante la vida. De lo que hemos hecho mal porque no nos podemos arrepentir de algo que no hemos hecho.

Anónimo dijo...

Alba Sáez Betancort:
Por una parte puede ser cierto que cuando te dan libertad lo primero que piensas lo profunsizas pero en otros casos puede ser una acción o pensamiento sin consecuencias pensadas, es decir, cuando te dan la oportunidad de elegir tus propias decisiones de no tener obligaciones y te dicen "haz lo que quieras" esta frase tiene doble sentido, osea tu piensas que no tienes ninguna barrera que te pueda impedir el paso pero si que la hay, cuando te dicen esas palabras te intentan trasnmitir que lo hagas pero pensando en lo que vas hacer.Detras de todo esto hay una obligación, una advertencia.
Lo que nos condiciona nuestra elección es la conciencia de cada uno de nosotros ya que nos dice o nos da a ver el saber que es lo que esta bien o lo que esta mal,dentro de ello hay una persona que nosotros la denominamos la conciencia"de quien nos fiamos".La maldad que nos podemos encontrar en la libertad de cada uno son las consecuencias a las quien nos podremos enfrentar y el pensar en ellas detalladamente.

Arecida de León Perdomo dijo...

1. Esta frase lo que nos quiere decir es que es mejor esperar y no hacer lo que te apetezca en ese momento porque a la larga te puede privar de cosas,te acabará perjudicando.Por ello debemos de pensar antes en las consecuencias que nos puede llegar a causar cualquier decisión que queramos tomar,ya que en ese preciso momento solo pensamos en los beneficios que nos da en dicho momento y no en lo que nos podrá deparar para un futuro.
Por ejemplo,Esaú aceptó el trato de su hermano porque en ese momento le apetecía y le beneficiaba más comer lentejas que la herencia,pero cuando terminó de comer(de hacer lo que le apetecía), reflexionó sobre ello y se arrepintió de lo hecho. De modo que a veces debemos de anteponer las cosas que nos apetecen en un momento por cosas que no queramos.A la larga acabaremos ganando nosotros,por tanto no será del todo una perdición.
Debemos de realizar las cosas cuando las hayamos pensando con cabeza y con todo el sentido puesto en ello,así después no tendremos porque arrepentirnos de nada ni privarnos por nada en el futuro.

Javier Negrin dijo...

Cuando decimos que hay que ser capaz de establecer prioridades y de imponer una cierta jerarquía entre lo que de pronto me apetece y lo que en el fondo, a la larga, quiero, nos viene a decir, que no se puede actuar de cualquier modo. Muchas veces, por no decir todas, saldrás perdiendo si actúas por capricho, es decir, sin reflexionar sobre lo que vas a hacer. En esta forma de actuar, se hace lo que te venga en gana, aunque, como ya decía antes, con la “gana” a veces se pierde y no se gana. Sin embargo, debemos saber que no es lo mismo querer que lo que te apetece. Si ya sabemos esta diferencia no entraremos, en la forma de actuar que muchos de nosotros tenemos, la cual se caracteriza por: ACTUAR – REFLEXIONAR, en otras palabras, sabremos decir lo que queremos, lo que nos beneficia, lo que es bueno para nosotros. A partir de esto, podemos establecer esas prioridades e imponer una cierta jerarquía guiada por lo que queremos ya que es mejor que lo que nos apetece.

Javier Negrín Déniz

Noemi Ortega dijo...

Es importante ser capaz de establecer prioridades y de imponer una cierta jerarquía entre lo que de pronto me apetece y lo que en el fondo, a la larga, quiero, ya que una mala decisión, una decisión no pensada o tomada a la prisa puede traer consecuencias no deseadas. Por ejemplo : la situación de Jacob y Esaú . Esaú al no pensar detenidamente en la respuesta que iba a dar a su hermano Jacob cometió un grave error del que después se arrepintió , es decir , pensó lo que había hecho demasiado tarde. Esto es lo que debemos evitar, si actuamos por medio de impulsos como actuó Esaú en la vida nos irá mal, está claro que todos podemos darnos algún que otro capricho porque somos libres y tenemos la posibilidad de concedérnoslo , pero siempre tenemos que tener el cuenta la prioridad que tiene para nosotros esa decición , ese capricho , si nos conviene o no. Teniendo esto en cuenta debemos elaborar una jerarquía de preferencias para como ya he dicho antes evitar malas decisiones y a su vez arrepentimientos posteriores. Resumiendo... antes de actuar piensa bien las cosas, pregúntate si de verdad es bueno para ti , piensa también en las posibles consecuencias que puede conllevar esa decisión. Y tras ese paso si todavía sigues seguro de que esa decisión te conviene , tómala de no ser así busca una alternativa y descarta la anterior.
Noemi Ortega Hernández

Javier Negrin dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cinthya Martin dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cinthya Martin dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cinthya Martin dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Raúl Morales Toribio dijo...

Pregunta número 2:
-Pensamiento que nos hace reflexionar sobre un mal acto que cometemos.
-Nos podemos arrepentir de las malas acciones que cometemos.
- De lo que hemos hecho mal, para sentirnos bien con nosotros mismos y no perjudicar a otras personas con acciones y actos incorretos.

Anónimo dijo...

1. Hacer lo que quieras no significa que podamos hacer lo que nos de la gana sino que hagamos lo que es mas conveniente y decidir lo que nos apetece pero pensando en las consecuencias no como Esau que solo pensó en lo que le convenía en el momento y no se dio cuenta de los problemas que tendría en el futuro al escoger esa decisión.

Francisco betancort

Nacho dijo...

Nacho López Armas

1. Esta frase nos quiere decir que cuando te apetezca mucho algo, pienses en si te conviene algo más importante que eso. Porque si en esta vida nos llevamos por lo que queremos y no lo que nos conviene nos irá muy mal. No se trata de tenerlo todo, sino disfrutar de lo que tienes, reflexionando en el bien que causará luego ya que muchas veces no sabemos distinguir entre “haz lo que quieras” y “haz lo que primero tenga en gana”. A veces, sin pensar, escogemos aquello que sale nuevo, que nos apetece mucho, y cuando lo tienes, te gusta mucho, pero en realidad no tiene ningún valor para ti. En esta vida hemos de disfrutar de las personas, no cosas materiales ni caprichos.

Valeria Cabrera dijo...

1. Quizás sea cierto de que hay que ser capaz de establecer prioridades porque no podemos desprendernos de algo que es importante para nosotros sin darnos cuenta de la importancia que tenía hasta que lo perdimos.
Nosotros no renunciamos a elegir porque siempre elegiremos, elegiremos nuestro camino o nuestro destino, o haber optado por haber elegido no elegir.
No obstante, si hubiésemos tomado la decisión de desprendernos de algo lo podríamos haber hecho por el temor a la muerte y si ya que vamos a morir algún día y ese día pueda ser mañana, ¿porque no desprendernos de ese algo?; pero lo que en verdad no sabemos es que la vida esta echa de tiempo cada momento que vivimos está marcado por la horas, los minutos, el día y la noche; y nuestro presente esta echo de recuerdos y esperanzas.
Por otra parte debemos tener en cuenta de que no todo en esta vida son los objetos materiales porque podremos tener todo el oro del mundo pero, ¿ y si no tenemos a los demás, su cariño, su amor, su apoyo o su comprensión? por eso ser humano consiste es tener relaciones, relaciones con otros seres humanos, conservando aquellos bienes materiales en soledad que solo nos llevarían a amargarnos, por ello para elegir lo que nos apetece debemos pensarlo dos veces o incluso tres para que no nos repercuta en nuestro futuro, porque nos podremos desprender de bienes materiales, siempre y cuando no hagamos malos tratos con los demás y sepamos conservar parte de esos bienes con nuestras familias, amigos…
“TENIENDO SIEMPRE EL CARIÑO Y EL AMOR QUE NECESITAMOS PORQUE UNA BUENA VIDA HUMANA ES UNA BUENA VIDA ENTRE SERES HUMANOS”.

Javier Negrin dijo...

Cuando decimos que hay que ser capaz de establecer prioridades y de imponer una cierta jerarquía entre lo que de pronto me apetece y lo que en el fondo, a la larga, quiero, nos viene a decir, que no se puede actuar de cualquier modo. Muchas veces, por no decir todas, saldrás perdiendo si actúas por capricho, es decir, sin reflexionar sobre lo que vas a hacer. En esta forma de actuar, se hace lo que te venga en gana, aunque, como ya decía antes, con la “gana” a veces se pierde y no se gana. Sin embargo, debemos saber que no es lo mismo querer que lo que te apetece. Si ya sabemos esta diferencia no entraremos, en la forma de actuar que muchos de nosotros tenemos, la cual se caracteriza por: ACTUAR – REFLEXIONAR, en otras palabras, sabremos decir lo que queremos, lo que nos beneficia, lo que es bueno para nosotros. A partir de esto, podemos establecer esas prioridades e imponer una cierta jerarquía guiada por lo que queremos ya que es mejor que lo que nos apetece.

Javier Negrín Déniz

Elsa Pérez dijo...

Soy Elsa Pérez, 4ºB

2. ¿Qué es el arrepentimiento?
El arrepentimiento es una sensación que se experimenta tras darse cuenta de que se ha cometido un error.
Este sentimiento puede causar sentirse mal consigo mismo.
El arrepentimiento es en si una acción que nosotros mismos elegimos, es nuestra elección. Nosotros podemos arrepentirnos o no.
Es en general, una forma de decirnos a nosotros mismos que lo hemos hecho mal.

¿De qué nos debemos arrepentir?
Cada uno elige de lo que se quiere arrepentir, porque es lo que el mismo ha hecho o ha dicho.
A veces ocurre que te arrepientes de hasta de lo que no haces , y para que eso no ocurra debes pensar muy bien y ver los pros y contras de las diversas situaciones que pasen por tu vida.

¿Debemos arrepentirnos de lo que hacemos o de lo que hemos hecho mal?
Lo que hacemos puede estar bien o puede estar mal, lo que hay que hacer es pensar bien las cosas para no caer en la agonía.
Si no te quieres arrepentir de algo piénsalo con la cabeza y sé responsable las muchas circunstancias de tu propia vida.
Así mismo decir que el arrepentirnos nos hace tirar hacia delante y ver con perspectiva las cosas.

Cinthya Martín dijo...

El arrepentimiento es lo que sentimos cuando hacemos algo que no nos agrada cuando vemos su resultado, y nos hace sentir mal, ese sentimiento de remordimiento que nos ataca y nos persigue, esas ganas de poder deshacer lo que hemos hecho mal, de volver atrás, de no a verlo hecho así. Cuando actuamos no debemos pensar en los demás, porque después nos sentimos mal nosotros, en la mayoría de los casos; ¿Y de que nos sirve?

Primero debemos pensar en que nos hace bien a nosotros, para no arrepentirnos después y pensar en como seria si lo hubiéramos echo como realmente queríamos. El arrepentimiento no es nada positivo, sino al contrario; es algo que siempre llevaremos dentro, algo que nos comerá por dentro sin parar. Por ello debemos de pensar que debemos de hacer porque después lo echo, hecho esta, y no hay vuelta atrás; porque el tiempo no se puede parar y rebobinarlo para poder corregirlo. Lo mejor que debemos hacer, es pensar bien las cosas antes de actuar porque después ese sentimiento de culpabilidad nos perseguirá de por vida.

"El ser humano es el único animal que tropieza tres veces con la misma piedra. Siempre piensa tus actos antes de actuar y ama para ser amado"

alfonso puche dijo...

-Es importate establecer unas prioridades para que no te pase lo que le pasó a Esaú y pensar lo que decidimos porque a la larga te puede pasar factura. Hay que saber elegir que se hace en cada momento y que es lo que se quiere pasado un tiempo porque eso es lo que te permitirá llegar a algo en la vida siendo responsable y maduro con lo que haces.

andrés dijo...

1.Comenta el sentido de la siguiente frase “Es importante ser capaz de establecer prioridades y de imponer una cierta jerarquía entre lo que de pronto me apetece y lo que en el fondo, a la larga, quiero. Y si no, que se lo pregunten a Esaú...”

Ante cualquier cosa que queramos hacer siempre hay que pensarlo antes de hacerlo. Cuando dice en el libro “Haz lo que quieras” no nos quiere decir que hagamos lo que nos apetezca sino que hagas lo que crees que es más conveniente para ti. Aquí por ejemplo si Esaú tiene ganas de tomar las lentejas de su hermano pero a la vez sabe que puede ser el progenitor de su padre tiene que tener en cuenta lo que le será conveniente de elegir. Si Esaú quiere tomar lentejas le tiene que dejar el puesto de progenitor a su hermano. Entonces lo más lógico a esto es que Esaú se quede con el puesto de progenitor ya que las lentejas se las podrá tomar en otro momento.
“A veces los hombres queremos cosas contradictorias que entran en conflicto unas con otras” está frase hace referencia a la que estamos analizando ya que como podemos ver la semejanza de ambas frases es que hay que pensar cualquier cosa antes de hacerla, es así, que ante cualquier cosa que queramos escoger siempre tenemos que plantearnos preguntas y ver sus convenientes e inconvenientes.
Andrés fajardo Carrasco

Cristina Alonso dijo...

“Es importante ser capaz de establecer prioridades y de imponer una cierta jerarquía entre lo que de pronto me apetece y lo que en el fondo, a la larga, quiero. Y si no, que se lo pregunten a Esaú..”

Esta frase nos intenta explicar que en ocasiones es más gratificante elegir lo que a la larga queremos en vez de escoger lo que nos apetece en el momento ya que esto último puede tener una breve duracion y podriamos clasificarlo como un capricho ademas es muy probable que despues de haber tomado dicha desición nos arrepintieramos de ella ,asi mismo debemos ponernos un cierto orden a la hora de tomar nuestras desiciones y tomarlas con algo de calma para no cometer errores y con esto evitar que nos pase algo parecido a lo que le paso a Esaú con su hermano Jacob no obstante podemos realizar todas estas acciones sin dejar de acceder a la libertad que tenemos cuando vamos a elegir lo que queremos o no hacer en nuestra vida.

Ibar dijo...

Nuestras prioridades son lo principal sin prioridades las cosas las hacemos mal(al revés) tenemos que tener en cuenta no sólo nuestras prioridades sino también aveces la de los demás.No debe ser lo que nos apetece o lo que no nos apetece , sino lo que es mejor para mi , no hay que pensar siempre en mi pero claro, son nuestras prioridades, primero nosotros y después nuestra familia o al revés , como piense cada uno,por eso hay que ser capaz de imponer una cierta jerarquía aunque para esto tenemos que hacernos preguntas para conseguir poner una cierta jerarquía , darle vueltas en la cabeza hasta tenerlo claro, no decir “¿Para que molestarme en dar más vueltas a lo que me conviene?” .Lo mejor para ti son las prioridades que piensas ,desarrollas y que son lo principal para ti.

Marta M. dijo...

Desde dicha frase se podrían abstraer gran cantidad de ideas, pero no las enumeraré, tan solo iré reflexionando poco a poco, y cada uno sacará las cuales crea conveniente.
Decimos que es importante ser capaz de establecer prioridades y de imponer una jerarquía entre lo que de pronto me apetece y lo que en el fondo a la larga quiero, porque tenemos que distinguir las dos cosas bastante bien para luego poder hacer ambas acciones en su justo momento, pues lo primero que me sugiere es -Ver, pensar, reflexionar y por último actuar -. Ya que, es lógico que en el momento se nos incite a algo que deseamos normalmente no lleguemos por así decirlo, ni a la más mínima intención de pensárnoslo dos veces, por no entrar en temas más complejo que ya nombraré más adelante… En el caso de Esaú, podemos observar que tiene un punto de vista hacia la gracia de vivir pésimo, porque lo primero que se le ocurre decir es que porsiacaso se muera […] Está prácticamente temiendo la propia muerte, o también podría decirse que está desanimado por la brevedad de la vida, a lo que me lleva a pensar que a él, la certeza de la muerte le da a pensar que la vida no vale la pena, y que todo le dé igual. Por miedo a la muerte éste decide vivir como si estuviese muerto y toma las decisiones de tal situación. Esaú no actúa para su vida, sino para su muerte, él no piensa en un futuro, no piensa en lo que le deparará la vida, ni en que le beneficiarán menos las lentejas que en su justo momento le apetecían que la primogenitura que le concedió a Jacob por un puro capricho. A lo que quiero llegar es; tenemos que pensar las cosas varias veces antes de actuar, además de reflexionar, y obviamente pensar ventajas e inconvenientes, si Esaú se hubiera guiado por eso, tendría que llegar a la conclusión de que puede comer otra cosa y saciar su hambre, la cuál es la causante del problema, y quedarse con su primogenitura que le beneficiaría para el resto de su vida. Pero no hay que dramatizar como si fuese él el único que comete ese error, porque nosotros hacemos lo mismo. Cuando se nos invita a algo, lo que sea, no nos paramos a pensar para luego actuar, sino que actuamos, luego pensamos e incluso la mayoría de veces llegamos al arrepentimiento porque tras reflexionar la opción que hemos tomado nos damos cuenta de que no ha sido la decisión correcta.

Claudia Martel dijo...

Comenta el sentido de la siguiente frase “Es importante ser capaz de establecer prioridades y de imponer una cierta jerarquía entre lo que de pronto me apetece y lo que en el fondo, a la larga, quiero. Y si no, que se lo pregunten a Esaú..”

Pues bien, si en la vida no estableciéramos un orden jerárquico respecto a nuestras decisiones, creo que probablemente casi siempre nos arrepentiríamos de obrar como lo hemos hecho. Lo que intento dejar implícito con esto, es que no es lo mismo actuar por un ''capricho'', que ''hacer lo que uno quiere'', la diferencia entre ambos está en que actuar en un momento determinado por capricho, por la mera gana de hacer algo, puede limitarnos a no hacer aquello que realmente quiero, dado que he reaccionado sin pensar, sin reflexionar, sin darme cuenta de que deseo conseguir a la larga , en un futuro próximo, y cuáles son verdaderamente mis propósitos, metas etc. Es digamos esto lo que le ocurre a Esaú, él optó por comerse las lentejas que era lo que le apetecía en ese momento, y lo eligió casi sin reflexionar, pero es lógico pensar que lo que Esaú quería en el fondo era la progenitura, un derecho destinado a mejorarle la vida en un plazo más o menos próximo. Es obvio que si eligió comerse el plato de lentejas fue porque quería, pero quizá si hubiese reflexionado más sobre esto, se hubiese dado cuenta de que el plato de lentejas podía esperar, y así no estropear sus posibilidades de conseguir lo fundamental, que es lo que él realmente deseaba. Teniendo en cuenta esto, pienso que uno debe tener en mente cuales con verdaderamente sus prioridades para así no arrepentirse de sus actos.

Andrea Morales dijo...

"Ser capaz de establecer prioridades y de imponer una cierta jerarquía entre lo que de pronto me apetece y lo que en el fondo, a la larga quiero."

Jerarquía, saber elegir mantiendo un orden, con prioridades, decidir entre escoger algo que me apetece ahora o algo que la larga será mejor, aunque tenga muchas ganas de hacer algo en este momento. Tomar decisiones anteponiendose a los deseos inmediatos. Debemos pensar antes de actuar, no merecerá la pena, quedarte con algo que te apetezca en un momento presiso, pudiendo elegir otra cosa que, a la larga será satisfactorio para tí y te hará sentir mejor. Si me dicen "haz lo que quieras", sin duda me apetecen muchas cosas, a menudo contradictorias, por ejemplo, yo quiero saber cosas, y por ello comprendo que hay que estudiar, pero también quiero divertirme. Si tuvieramos que resumir esto, diriamos "yo quiero darme la buena vida." En resumen, ante cualquier cosa que puedas elegir, debes analizar sus posibles consecuencias y pensar tanto en ventajas como en los incovenientes que pueden surgir.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en que primero hay que pensar las cosas antes de hacerlas ya que si no lo hacemos nos podemos arrepentir.

Osmán Viera dijo...

Estoy de acuerdo en que hay que tomar buenas decisiones para el futuro ya que una mala acción te puede perjudicar en el futuro

Osmán Viera dijo...

Estoy de acuerdo en que hay que tomar buenas decisiones para el futuro ya que una mala acción te puede perjudicar en el futuro

Osmán Viera dijo...

Estoy de acuerdo en que hay que tomar buenas decisiones para el futuro ya que una mala acción te puede perjudicar en el futuro

Anónimo dijo...

Inés Martín:
los hombres queremos cosas muy diferentes que entran en conflicto unas con otras.
Lo que nos lleva a pensar las cosas más de dos veces, para poder hacer lo correcto.

Anónimo dijo...

Yo, Jaime Padrón, estoy de acuerdo con que las personas deben habituarse a lo que es bueno para ellos, porque en el futuro les hará un bien impagable.

Anónimo dijo...

Yo, Jaime Padrón, estoy de acuerdo con que las personas deben habituarse a lo que es bueno para ellos, porque en el futuro les hará un bien impagable.

Anónimo dijo...

Yo estoy de acuerdo con lo que se habla en muchos de estos comentarios, es verdad que a veces nos dan ganas de hacer cosas que a la larga nos arrepentiremos o de permitirnos algún capricho, pero la capacidad que tenemos de ser libre no es de hacer lo que queramos, sino de hacer lo que de verdad nos corresponde y es bueno para el futuro.

Beatriz Medina

Anónimo dijo...

Las decisiones que menos nos gustan tomar son justamente las decisiones más importantes y difíciles de nuestras vidas. Para tomarlas tenemos que tener en cuenta lo que te va a suponer en un futuro y no solo dejarte llevar por lo que te apetece en ese momento.
Bibiana

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en que primero hay que pensar las cosas antes de hacerlas ya que si no lo hacemos nos podemos arrepentir.

Samuel betancort

Mª del Mar Cáceres dijo...

Estoy de acuerdo con lo que dicen los textos porque aunque a veces pensemos que esa cosa que aparece en nuestro camino es lo mejor, también tenemos que pensar en las consecuencias que pueden tener en el futuro.

Alvaro suarez dijo...

personalmente estoi de acuerdo con la jerarquia de pensamiento, en pensar en lo que nos conviene mas a la larga y no al momento...

Rosalba dijo...

Muchas veces cuando hacemos las cosas les hacemos sin pensar, y no nos damos cuenta que dejamos atrás algo que en nos pueda servir en un futuro.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo cuando dicen que antes de tomar decisiones espontáneas hay que pensar las cosas y no solamente fijarnos en el presente y en como estamos porque todas las decisiones nos repercuten en el futuro y todo tiene sus consecuencias. Puede que una decisión al momento te traiga un beneficio pero durará poco y en el futuro tendrá sus consecuencias.
Paula Romero

Anónimo dijo...

"Pienso, luego existo"y "Pensar antes de actuar, ya que si hacemos lo que queremos o lo que nos de la gana sin tener conocimiento, puede tener sus consecuancias y puede que a la larga, te arrepientas, yo creo que el arrepentimiento es la toma de decisiones sin pensar.

Paula Coll

Anónimo dijo...

Yo Dairo González , pienso como Georgina que tienes 2 opciones vas a la operación de algún familiar antes que ha ver a mi mejor amigo aunque tu mejor amigo se enfade pero estarás de acuerdo contigo mismo.

Anónimo dijo...

Hacer lo que queremos en un determinado momento, nos puede perjudicar en un futuro.
Amanda Navarro Alemán

oscar betancort dijo...

Me parece que estos comentarios tienen mucha verdad. Por que dicen que tenemos que pensar con la cabeza mirando hacia un futuro antes de actuar.

Mercedes Segura Oliva dijo...

Estoy de acuerdo en que las decisiones que tomemos tenemos que pensarlas profundamente, con respecto al futuro porque según lo que pensemos, nos repercutirá para bien o para mal porque al fin y al cabo la vida es una gran decisión.

pedro guadalupe dijo...

me ha aparecido muy interesante la observacion que dice que no debemos estar todo el dia con caprichos que tenemos que hacer cosas y poryectos para el futuro tener un buen conocimiento de estudio he interior para encontrar un buen trabajo que me satisfecha pedro guadalupe

Pablo Delgado dijo...

En esta vida tenemos que escoger entre las caprichos o decisiones que nos apetecen en el momento y tendrán un beneficio corto y de las decisiones que aunque tardan mas en llegar nos beneficiarán en el futuro de un mejor modo

Julia dijo...

Hay muschisimas cosas que cuestan y que nos pueden apetecer más pero no nos podemos dejar llevar por los caprichos sería conveniente pensar en como me podría repercutir mi elección en un futuro y más vale algo satisfactorio y que te llene a la larga, que algo que te apetezca mucho en el momento y te perjudique en un futuro. Julia Acuña.

Anónimo dijo...

Laura Armas:
Estoy de acuerdo en que las decisiones no se pueden tomar espontáneamente sino que las tienes que pensar.

Anónimo dijo...

Lo mas importante de nuestra vida son las decisiones que tenemos que tomar para realizar lo que queremos o lo que nos apetece hacer y lo que nos va ha suponer en un futuro.
Miguel leal

Anónimo dijo...

Jonathan García.
Para mi personalmente el significado de hacer lo que queramos es una respuestas.Al darle la vuelta y ver lo importante significa:Ser libre y saber lo que elegimos y siempre teniendo en cuenta a los demás.Cada desición es importante y siempre tendremos que tener en cuenta la elección.Así tenemos que pensar lo mejor para nosotros y para los demás

Anónimo dijo...

Muchas veces actuamos sin pensar y eso nos genera un arrepentimiento, lo importante es ser capaz de establecer prioridades y tener una jerarquía de que es lo que nos resultará más importante en un futuro y cuales son las consecuencias de tus actos.

Camila Rojido

Anónimo dijo...

Me ha parecido realmente cierto, cada uno tiene que ser capaz de diferenciar y elegir entre los caprichos y lo que debemos hacer. Pero también debemos saber como vivir pensando antes los que hacer.

Isidro Bermúdez

Anónimo dijo...

Yo Ignacio suárez pienso que los comentarios que he leído tienen mucha razón ya que las decisiones que tomamos sin pensar o por capricho nos puede producir consecuencias en un futuro.

Anónimo dijo...

Yo Ignacio suárez pienso que los comentarios que he leído tienen mucha razón ya que las decisiones que tomamos sin pensar o por capricho nos puede producir consecuencias en un futuro.

Anónimo dijo...

¿Qué quiere decir esto?
Si te apetece algo, tienes que saber si es importante o realmente cuando lo tengas no vas a suponer ningún cambio especial para ti.
Rocío Sánchez

Anónimo dijo...

Sara Lemes
Estoy de acuerdo con la mayoría de los comentarios, porque yo también pienso que tenemos que pensar con cabeza las decisiones que tomamos, y ordenar sus pros y sus contras, las cuales te repercutirán en el futuro.

Anónimo dijo...

Debemos de hacer las cosas teniendo en cuenta las concecuencias.





Daniela

Pablo Delgado dijo...

¿Julia, eres tu de las personas que toman las decisiones según tus impulsos o piensas las cosas y reflexionas?

Osman Viera dijo...

Esta pregunta va hacia Pablo Delgado. ¿Qué diferencia hay entre capricho y decisiones ?

Anónimo dijo...

¿Siempre te haces una pregunta antes de actuar?
de: Miguel leal

Anónimo dijo...

Para Inés Martín de Sara Lemes:
En tu comentario dice que tienes que pensar bien lo que haces para tomar la decisión correcta pero yo me pregunto:
¿Qué es para tí lo correcto?

Anónimo dijo...

Para Oscar Betancort ; por que si dices que tenemos que pensar en el futuro , pero ¿en realidad no pensamos primero lo que queremos ahora?
Por : Dairo Gonzalez

Anónimo dijo...

Sobre el comentario de la compañera
Paula coll ¿ Por qué después de hacer una cosa sin pensar nos arrepentimos?

Samuel Betancort

Anónimo dijo...

para Jonathan:
¿Que es ser libre para ti? ¿Poder hacer en cada momento lo que quieres?
De: Bibiana

Alvaro suarez dijo...

a julia cayetana:
haber julia no creo que todo el mundo reaccione ante unas decisiones espontaneas, porque actuan rapidamente[...]tu crees que la mayoria de la gente piensa antes de actuar?

Anónimo dijo...

Para Camila
¿Siempre te haces una pregunta antes de actuar?
de: Miguel leal

Anónimo dijo...

Sobre el comentario de Laura Armas yo le preguntaría:
Si en algún momento tienes que tomar una decisión espontáneamente, por cualquier motivo. ¿qué creerías en ese momento? ¿Tomarías la decisión o no la tomarías?

Rocío Sánchez

Inés Martín Brito dijo...

Para: Sara Lemes
¿ A qué te refieres con tomar las decisiones correctas ?

Mercedes Segura Oliva dijo...

Para: Inés Martín:
¿Qué es lo que nos lleva a pensar las cosas dos veces?

Anónimo dijo...

Para Bibiana:
Ímaginate que tus amigos te invitan a una fiesta en la que va acudir mucha gente, y en la que dicen que va a ser super guay, por otro lado tienes que estudiar para una examen de biología en el que no te sabes nada pero ese examen te va a repercutir porque es uno de los más importantes, ¿qué haces?, dices bues... ya tendré tiempo para estudiar, y vas a la fiesta, o dices, me voy a sacrificar y me quedaré en casa estudiando?
Paula Coll

Anónimo dijo...

Osmán Viera.¿Puedes decirme cuál sería una buena decisión que tengas que tomar en un futuro?
Amanda Navarro Alemán.

Pablo Delgado dijo...

Pues querido Osmán un capricho es algo que pensamos pero que nos dejamos llevar acerca de lo que nos apetezca y las decisiones son las respuestas a los caprichos, las podemos pensar o no

Anónimo dijo...

Cuando estás en una situación comprometida en el que tienes que elegir algo que te puede traer un beneficio al momento o otra en la que debes esperar mucho para poder obtener tus beneficios, ¿qué eliges? ¿sueles tomar decisiones espontáneas? ¿te arrepientes después de tus decisiones?, es decir, ¿te guías más por los impulsos o piensas antes de actuar?
Para Ignacio Suárez de Paula Romero

Anónimo dijo...

PARA TODOS LOS ALUMNOS de 4º A: Si tienen tan clara la importancia de tomar buenas decisiones y de pensar antes de actuar, por qué a veces son incapaces de llevar a cabo los propósitos que se plantean??? ;)
Edith Stein

Julia dijo...

Pues Pablo, sinceramente aveces si que he actuado sin pensar en los prejuicios que pueden suponerme ésta desición, pero en la mayoría de los casos pienso en mi futuro y en como me pueden repercutir éstas decisiones a lo largo de mi vida.

pedro guadalupe dijo...

para el comentario de amanda navarro le pregunto ¿ que deciciones del momento nos pueden afectar en un futuro ?

Anónimo dijo...

Yo, Jaime Padrón, me dirijo a Jonathan García con esta pregunta, ¿por qué piensas que cada decisión es importante si siempre hacemos lo que nos conviene, o crees que la libertad es hacer lo que tú quieres?

Alvaro suarez dijo...

yo, llevo a cabo los proyectos que me propongo, pero lo que pasa esque no me suelo pone propositos :D

Laura Armas dijo...

Para: Mª del Mar Cáceres:
¿Qué nos lleva a pensar las consecuencias que tenemos que tomar para un futuro?

Anónimo dijo...

Pues bueno Paula, a ver lo correcto sería quedarme estudiando y pasar de la fiesta, pero no siempre hacemos lo correcto :/
Aun así me quedaría estudiando porque lo primero es lo primero
Bibiana para paula

Anónimo dijo...

Pues bueno Paula, a ver lo correcto sería quedarme estudiando y pasar de la fiesta, pero no siempre hacemos lo correcto :/
Aun así me quedaría estudiando porque lo primero es lo primero
Bibiana para paula

Anónimo dijo...

Pues bueno Paula, a ver lo correcto sería quedarme estudiando y pasar de la fiesta, pero no siempre hacemos lo correcto :/
Aun así me quedaría estudiando porque lo primero es lo primero
Bibiana para paula

Osman Viera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
oscar betancort dijo...

Yo le pregunto a Samuel betancort ¿porque es así si a veces hacemos cosas sin pensar y nos salen bien ?

Anónimo dijo...

Para Sara:
Dices que tenemos que pensar con la cabeza las decisiones que tomamos, y ordenarla por su importancia.¿Tú crees que eres de esas personas que reflexiona cada situación antes de actuar, analizas qué es lo mas importante o en ocasiones te dejas llevar por los caprichos del momento?

Camila Rojido

Anónimo dijo...

Respondiendo a Edith Stein
Es verdad que tenemos claro que tenemos que tomar decisiones que sean buenas para nuestro futuro pero a veces, actuamos por impulso y por eso no somos capaces de hacer lo que nos proponen como deberiamos hacerlo, ya que en momentos de agobio reaccionamos de una manera incorrecta a la que realmente tendriamos que actuar.

Bea;)

Anónimo dijo...

Rocio, si los caprichos no tienen ningún cambio para ti, ¿Por que algunos caprichos si son capaces de agradarnos?
Por ejemplo: Si un niño le pide un dulce a su madre, se sentirá feliz

Anónimo dijo...

Haber Bibiana intentaré contestarte la pregunta lo más sincero.Ser libre para mí es cuando no dependo de nadie y las elecciones que hago son libres en la forma de que nadie tiene que obligarnos a elegir eso que nos indican.Hacer lo que nos apetece se puede hacer lo que quieras pero siempre tenien do en cuenta a los demás.Jonathan

Anónimo dijo...

Rocio, si los caprichos no tienen ningún cambio para ti, ¿Por que algunos caprichos si son capaces de agradarnos?
Por ejemplo: Si un niño le pide un dulce a su madre, se sentirá feliz

Isidro Bermúdez

Mª del Mar Cáceres dijo...

Para Laura:
¿En qué te basas para tomar la decisión adecuada?

Inés Martín Brito dijo...

Respecto a la pregunta de Sara Lemes, lo correcto sería decisivo para cada persona. Hay que pensar las cosas más de dos veces para estar seguro/a de lo que vas a realizar y poder tomar tu propia decisión y que sea buena sobre todo para ti y para los que están a tu alrdedor.

rosalba dijo...

Para Laura:¿Siempre que tomamos decisiones expontáneas nos arrepentimos?¿Por qué?

Pablo Delgado dijo...

Sñra Edith Stein, es cierto que muchos decimos que pensamos la mayoría de nuestras decisiones pero en muchos casos tenemos en la mente unas ideas falsas que no nos conviene y en el momento que alguien nos lleve la contraria intentando cambiar nuestras decisiones, no centramos y nos cerramos en nuestra falsa idea

Anónimo dijo...

Para Camila:

¿ Sueles pensar las cosas antes de actuar?¿O actúas y después reflexionas sobre ello?


Daniela

Anónimo dijo...

Para Camila:

¿ Sueles pensar las cosas antes de actuar?¿O actúas y después reflexionas sobre ello?


Daniela

Anónimo dijo...

¿Estas segura de que todas las decisiones espontáneas tienen que repercutir en el futuro? y por otra parte te quiero preguntar que si tú eres de las personas que cuando tienen una cosa importante como estudiar y otra menos importante como quedar con tus amigo te quedarías en casa pensando en que es mejor para tu futuro o saldrías con tus amigos sin pensar en la consecuencias que te pueden venir.

Anónimo dijo...

Sobre la pregunta de óscar betancort la mayoría de las veces salen las cosas mal por no pensarlas antes

Samuel Betancort

Osman Viera dijo...

La respuesta a madre Edith Stein es que de tanto pensar nos hacemos un cacao en la cabeza y hacemos lo primero que se nos pasa por la mente

pedro guadalupe dijo...

para el comentario de edit stein digo que a veces prometemos cosas de las que luego nos arrepentimos y tomamos decisiones de las que luego nos arrepentimos por eso yo digo que pensemos antes de prometer , decidir , actuar ... yo creo que nos ira mucho mejor en la vida y no tendremos tantas equivocaciones a la hora de prometer

Anónimo dijo...

Porque muchas veces cuando tomamos decisiones sin pensar,no somos consecuentes de lo que nos va a suponer a la larga y podemos hacer tonterias que no son útiles para nuestro día día, por eso antes, siempre debemos reflexionar y ponernos en situción, ¿que pasaría.. si hago esto?¿qué pasaría si hago esto otro? así tendremos las ideas muchas más claras, y sabremos mejor lo que escoger.

Respuesta de Paula Coll para Samuel Betancort.

Inés Martín Brito dijo...

Respecto a la pregunta de Mercedes Segura, lo que nos lleva a pensar las cosas dos veces somos nosotros mismos al poder tomar una decisión, entre dos o más acciones.

Anónimo dijo...

¿Estas segura de que todas las decisiones espontáneas tienen que repercutir en el futuro? y por otra parte te quiero preguntar que si tú eres de las personas que cuando tienen una cosa importante como estudiar y otra menos importante como quedar con tus amigo te quedarías en casa pensando en que es mejor para tu futuro o saldrías con tus amigos sin pensar en la consecuencias que te pueden venir.
De Ignacio a Paula Romero

Anónimo dijo...

pues madre por que tomar siempre la decisión correcta no siempre se ve tan claro para ti puede ser correcta una decisión y para otros la equivocada
De Miguel y de Bibiana para contestar a Madre Mar

Anónimo dijo...

Para el señor don Jaime Padrón para mi elegir por que si al elegir lo que tu quieras siempre tendrás la tensión de elegir bien aunque no sea la correcta y simepre recordar que si lo hacemos mal tener la cabeza para reflexionar y pensar.Para mi la libertad no es hacer lo que quiera sino que ser libre de elegir sin que nadie nos dé la presión para elegir lo que queramos.

Anónimo dijo...

Yo Amanda Navarro le contestaré a su pregunta Edith Stein.
Sé que tengo que pensar en que está bien y lo que no. Pero no siempre nos paramos a pensar como debemos actuar, ya que hacemos lo que creemos que está bien. Tal vez somos incapaces de llevar a cabo los propósitos que nos plantean porque no siempre nuestras decisiones son las correctas.

Anónimo dijo...

A la pregunta de Madre Edith Stein : Muchas nos hacemos propósitos falsos ,es decir , muchas veces nos decimos esta evaluación no saldré para aprobar los exámenes , pero siempre caeremos en una tentación , y al final , nunca tendremos fuerza de voluntad ya que un capricho casi siempre puede con nosotros . Por: Dairo González

oscar betancort dijo...

Por que tenemos que pensar lo que queremos en el futuro antes de pensar lo que queremos en el presente
para dairo

Anónimo dijo...

A tu respuesta Isidro, el niño se puede sentir feliz en el momento de que recibe el dulce y en el momento que se lo está comiendo, pero cuando termine de saborearlo, no habrá ningún cambio en su vida, en sus sentimientos. Tienes que saber si eliges entre ese dulce que quieres probar o eliges otras cosas más importantes para ti. Al igual que a este niño, le puede pasar a otro cualquiera, y no con un simple dulce, sino con decisiones mas importantes. Rocío Sánchez

Osman Viera dijo...

la respuesta de la pregunta que me hizo Amanda.
Usted imaginese que un fin de semana tienes una gran fiesta pero el lunes tienes un examen muy importante para para la P.A.U.
usted tiene que decidir entre ir a la fiesta o estudiar para el examen

Julia dijo...

No, la mayoría de las personas, actúan siempre sin pensar en como les puede afectar esa decisión en un futuro, sin embargo hay personas que se plantean mucho las cosaa. Alvaro, ¿cómo te defines tú?, ¿como una persona que actúa sin pensar mas allá?, ¿o te definirias mejor como una persona que se plantea bien las cosas?

Anónimo dijo...

Como respuesta a la pregunta de Camila Rojido:
Yo creo que si que hay que pensar en cuales son las decisines que te beneficiaran en un futuro, reflexionar y ordenarlas según su importancia pero también creo que aveces hay que dejarse llevar un poco.
Sara Lemes

Mercedes Segura Oliva dijo...

Para Edith Stein:

Normalmente, cada día, nos planteamos un propósito por muy insignificante que sea y en ocasiones no logramos llevarlos a cabo porque nos ponemos a pensar que decisión será la correcta; si llevar a cabo el próposito o realizar otras acciones.

Anónimo dijo...

Para contestar exactamente a Madre Mar de Jonathan porque de tomar esas decisiones nos da perez y no tenemos la motivación.

Anónimo dijo...

Pues Miguel, como la mayoría de las personas o eso creo yo, hay muchas ocasiones en las que no pienso, sea por la razón de que tengo que realizar una respuesta rápida o simplemente porque es algo que ya tomo por costumbre, pero claro otras veces me paro a pensar y no pienso en lo que quiero ahora sino lo que es más conveniente para mi futuro, teniendo en cuenta las repercusiones que pueden tener mis actos.

Camila Rojido

Anónimo dijo...

A la pregunta de Pedro Guadalupe, le respondo que una de las deciciones que nos puede afectar en un futuro es no estudiar, si no estudiamos no tendremos un buen futuro.;)
Amanda Navarro Alemán.

Anónimo dijo...

Para Paula Romero.
Aunque soy un poco desesperado lo primero que se me pasaría por la cabeza sería la primera opción,pero una vez reflexionado elijo la segunda .En ocasiones si pero cuando las tomo después me arrepiento,como te he dicho anteriormente en ocasiones pienso por impulsos pero la mayoría de las veces pienso antes de actuar.

Mª del Mar Cáceres dijo...

Laura respecto a tu pregunta, yo pienso que a veces actuamos de manera automática y decidimos lo primero que se nos vienen en mente, pero otras veces tenemos que pensar en las posibles repercusiones que puedan tener nuestras decisiones y nos basamos en cosas que queramos hacer o tener en un futuro, ya sea cercano o no.

Mª del Mar Cáceres dijo...

Edith Stein, respecto a su pregunta, pienso que todos nos planteamos propósitos, pero que muchas veces no somos capaces de cumplirlos porque surgen situaciones que hacen que nos echemos para atrás y no sigamos adelante con lo que nos hemos planteado. Con estas situaciones me refiero a los momentos más difíciles que vivimos y a las situaciones de agobio que hacen que nos confundamos y pensemos cosas que en realidad no queremos, que no nos van a ayudar para seguir adelante.

Anónimo dijo...

Pues Daniela, como ya ha dicho, es depende de la situación, hay veces en las que pienso antes de actuar porque me encuentro ante una decisión difícil o no tiene porque ser difícil, sino que le doy más importancia y en otros casos pues me dejo llevar por esos caprichos del momento. Pero en la mayoría de los casos, mi actuación tendrá repercusiones importantes por lo que suelo pensar las consecuencias antes de actuar.

Camila

Anónimo dijo...

Edith Stein
Todos sabemos que debemos pensar antes de actuar, porque si no lo hacemos esto nos puede llevar a una confusión y elegir lo menos indicado, por lo que luego nos arrepentimos. Pero hay ocasiones en las que te ejercen una presión, por lo que actúas de lo que te conviene en ese momento y no reflexionas si es lo correcto o no. Otra razón por la que no siempre cumplimos nuestro propósito es que surgen motivos que nos echan para atrás y no nos dejan realizar lo que nosotros queremos realmente, esto puede ser tanto por miedo o situaciones que nos generan una confusión, por lo que acabamos actuando de cualquier manera y no como queremos para nuestro futuro.

camila

Anónimo dijo...

Si nos paramos a pensar, puede que todas las decisiones momentáneas no repercutan en el futuro, pero en mi opinión, creo que la mayoría de ellas sí. Podemos estar en el caso de repercuciones que no tienen mucha importancia, pero en otros caso si tienen más peso. Por ejemplo, si yo decido estudiar para el último día porque tengo otros planes la repercución será que el último día tendré que estudiar más o suspender.
En algunos momentos, todos sabemos muy claro lo que nos beneficia y lo que no, y en la situación que me pones, en algunas ocasiones si he dejado el estudio a un lado y he dicho "ya lo haré después" y he salido con mis amigos, pero con el tiempo vemos que eso nos trae una serie de perjuicios y que no es lo correcto.
Paula Romero

Anónimo dijo...

Muchas veces nosotros tenemos muy claro cuales son las buenas decisiones pero no son las que escogemos. Por ejemplo, yo me propongo estudiar todo el fin de semana porque sé que es una buena decisión pero se me plantean otros planes, ir al cine, salir con mis amigos,.. A la hora de decidir entre estudiar o salir con tus amigos, sabemos que lo mejor es estudiar pero ¿qué es lo que más nos apetece? salir con nuestros amigos y dejar el estudio para otro momento. Es decir, tenemos muy claro que es lo que debemos hacer y que hay que pensar antes de actuar pero no lo llevamos a cabo, ¿por qué? porque sabemos que lo que preferimos no es lo correcto y decidimos dejarnos llevar por nuestros planes y dejar los propósitos (como estudiar en fin de semana) para otro momento.
Paula Romero

Anónimo dijo...

María Martín dice:
Si alguien te dice "haz lo que quieras" puedes hacerle caso o no, pero en ello consiste cumplir una orden a un capricho. Puedes hacer lo que quieras o lo que te apetezca en ese momento aunque tienes que mirar las consecuencias de tus actos para luego no arrepentirte de lo elegido.

Anónimo dijo...

1-Que piensas que quiere decir la frase.
-Lo que esta frase quiere decir es que debes elegir que es lo que más te va a servir,por ejemplo: Tienes las pruebas de selectividad el martes, pero el lunes hay una fiesta y no quieres faltar, en ese momento te gustaría ir a la fiesta, pero lo mejor será estudiar, puesto que si apruebas la selectividad podrás acceder a la universidad, con lo cual te estarás labrando un futuro. Al contrario, ir a la fiesta no te va a ayudar a aprobar ni te puede ayudar a encontrar trabajo (aunque nunca se sabe),pero lo mejor para el futuro será estudiar, aprobar e ir a la universidad antes que tener una noche divertida con todos tus amigos, porque al fin y al cabo, es eso, UNA noche. Los estudios te darán paso a oportunidades mayores si le damos tiempo.

Javier García Aragones

Anonimo dijo...

En cuanto a segunda pregunta yo pienso que el arrepentimiento es un sentimiento que se debe de tener ya que con el va el perdón, es la forma de expresar de que nos hemos dado cuenta algo que hemos hecho esta mal o no nos gusta lo que hicimos por lo que intentamos corregirlo.
.
.
Esther Aparicio

Anónimo dijo...

Cristina Gómez:
En cuanto a la primera pregunta, pienso que esa frase quiere decir que antes de elegir una opcion, respuesta, acción... hay que pensar que es lo que voy a perder o voy ganar, que es lo que me combiene y que es lo que no, que es lo que voy a necesitar en un futuro, que consecuencias puede tener que beneficios voy a obtener, y porque en el momento en el que te dan a elegir entre dos cosas no tienes que elegir lo que te apetece en el momento, porque puede que lo otro te sea mas beneficioso en un futuro.
También pienso que no hay que actuar como si estuviesemos muertos, es decir que no hay que actuar de forma que nos de todo igual, porque no es asi, estamos vivos y las decisiones que tomemos nos traen consecuencias.

Dhara Fernández dijo...

El arrepentimiento sencillamente es un sentimiento de culpabilidad que queremos remediar cueste lo que cueste por algo que hayamos hecho, dicho… que no os ha gustado. A veces nos cuesta mucho arrepentirnos sobre todo cuando se trata de arrepentirse de algo de lo que te sientas avergonzado o algo que hayas hecho se sea extremadamente malo para el receptor. Debemos arrepentirnos de lo que realmente sintamos la necesidad, sea por no hacer algo o por hacer algo mal, por decepcionar a alguien… para arrepentirse tienes que hacerlos sinceramente, por eso nos cuesta tanto.

Anónimo dijo...

El Arrepentimiento es el sentimiento que se suele referirse al cambio que hace una persona respecto a sus pensamientos previos o respecto a sus acciones previas, y que de un modo u otro intentamos rectificar y pensar que eso no ha pasado, que es un vago recuerdo de un sueño, sin afrontar la realidad en algunos momentos, por el simple hecho de que tenemos miedo a enfrentarnos a los acontecimientos que hemos llevado a cabo, invadiéndonos ese sentimiento de arrepentimiento.
Esto nos lleva a la pregunta ¿De qué nos debemos arrepentir? Día a día nos arrepentimos de muchas cosas, situaciones que se nos han hecho incómodas, obligaciones no realizadas, una pelea con un ser querido, o de cosas más cotidianas, haberse olvidado el abrigo y tener frío, no haber preparado el desayuno y tener hambre etc, por lo que, la pregunta sería más acertada si se nos planteara de qué no nos debemos arrepentir, porque el ser humano se arrepiente de cosa si, cosa también, Debemos por tanto, ¿Arrepentirnos sólo de no hemos hecho o de lo que hacemos mal? Depende, de las consecuencias que nos sucedan por haber hecho esta cosa mal o no haberla hecho, no nos podemos arrepentir por todo, porque la palabra perdería sentido, uno mismo debe saber de qué debe arrepentirse.
Javier Palomo 15-10-2014

Elena González dijo...

Es importante ser capaz de establecer prioridades y de imponer un cierta jerarquía entre lo que de pronto me apetece y lo que en el fondo, a la larga, quiero. A mí me parece que el sentido de esta frase es muy claro ya que quiere decir que tenemos que pensar las cosas más detenidamente y no hacer lo que en realidad nos apetece en ese momento porque luego puede traer consecuencias. También significa que tenemos que establecer orden entre cuáles son las cosas más importantes y cuales menos importantes para nosotros y así al seguir el orden establecido ya podemos realizar las cosas sin miedo a saber que lo puedes perder todo.
Elena González Archilla

Alejandra Tabernero dijo...

A veces lo que nosotros elegimos no solo depende de lo que uno siente o cree que es bueno para él, sino que nuestra elección va a estar condicionada por aquellas personas que nos rodean, como por ejemplo nuestros padres,ellos nos van a mostrar aquellas pautas las cuales van a tener unas consecuencias u otras, también nuestras elecciones se ven condicionadas por factores internos, como por ejemplo por aquellos impulsos o mejor dicho por aquellos caprichos, por aquello que nos apetece en cada momento ya que creemos que va a ser lo mejor para nosotros... en estas situaciones no puedes ver con claridad si tu elección es correcta, no va a tener una consecuencia... pero en el caso de nuestros padres, si podemos saber que nuestras elección es correcta es la que nos conviene, pero no siempre lo que nos conviene es lo correcto, o es lo que más nos gusta, es ese el problema, el hacer algo, o el decidir algo por el simple hecho de que es lo mejor, no va a tener consecuencias, va a ser lo mejor en un futuro... aunque nosotros en ese momento lo veamos como una acción buena, no nos estamos dando cuenta de que realmente algo de nuestra libertad se ha ido, ya que no hemos decidido por nosotros mismos, sino que ha habido algo que ha condicionado nuestra elección.

Raquel Torre dijo...

El arrepentimiento es cuando eres consciente de lo que has hecho y que efecto ha tenido en ti o en los demás y piensas que si hubieras tomado determinadas acciones distintas a las que tomaste o que ni siquiera has tomado, tendría un mejor efecto.Nos podríamos arrepentir de lo "que siempre quise hacer y no hice" por que el tiempo pasa y las oportunidades son limitadas y no solo eso sino el cargo de conciencia del efecto que podría haber tenido en los demás y en nosotros mismos y no tuvo. Yo creo que nos debemos arrepentir de lo que no hemos hecho por que a fin de cuentas las malas acciones solo completan por así decirlo un aprendizaje, para que en un futuro no se vuelvan a repetir y para aprender la lección de a donde te llevan determinadas lecciones, sin en cambio las cosas que no haces no te dan ningún aprendizaje y no sabes el efecto que ha tenido en tu vida es como que lo que a ti te gustaría haber hecho para que tu "aprendizaje" de acciones y efectos que tomas en la vida está incompleto.

jesus david dijo...

2.- Yo creo que el arrepentimiento es cuando uno ha echo algo mal y no puede reparar su error.
Nos arrepentimos de las cosas que hacemos mal o de las cosas que no pudimos hacer por elegir una decisión,
también nos arrepentimos de las
decisiones mal tomadas o de las decisiones tomadas demasiado tarde también de los errores que no podemos reparar.
yo creo que debemos de arrepentirnos de las cosas que no hacemos porque casi seguro que nos arrepentiremos
toda nuestra vida.

Sandra Vázquez dijo...

En cuanto a la segunda pregunta debo decir que el arrepentimiento es cuando te das cuenta de que alguna decisión que has tomado no es la correcta o alguna acción que has hecho no es buena o no te sientes a gusto con esa acción.
Puedes hacer lo que quieras o lo que te apetezca hacer en ese momento pero tienes que mirar siempre las consecuencias de nuestras acciones o decisiones para no arrepentirte o evitar arrepentirte en un futuro. Según las acciones o decisiones que tomemos en la vida, nuestra vida será de una forma u otra (por ejemplo para darnos una buena vida nosotros tenemos que dar buena vida); por eso debemos fijarnos bien en las consecuencias porque nuestras acciones, una vez hechas, no las podemos cambiar.

Anónimo dijo...

ROCÍO CAMPAÑA :
¿Qué es el arrepentimiento?¿de que nos debemos arrepentir?¿debemos arrepentirnos de lo que no hacemos o de lo que hemos hecho mal?
El arrepentimiento es darse cuenta de algo que hemos hecho mal o algo que no hubiéramos querido hacer, y con el arrepentimiento,pidiendo perdón lo que hacemos es calmar la culpa que sentimos y sentirnos bien con nosotros mismos y los demás.
Lo normal seria decir que nos arrepentimos de algo que hemos hecho mal, pero también podemos arrepentirnos de algo que no hemos hecho pero nos hubiera gustado hacer por ejemplo "ojala hubiera ido" "ojala hubiera hecho esto..." El arrepentimiento no solo de lo que hemos hecho, por que esta mal.Pero si era eso lo que yo quería hacer en ese momento ¿Por qué me arrepiento ahora? Lo ideal seria no arrepentirnos de lo que hemos elegido , pero a veces no hacemos las cosas correctamente.

Anónimo dijo...

Después de hacer una acción libremente y al cabo del tiempo llegas a la conclusión de que la acción que realizaste fue errónea o te ha creado problemas, deseas que no hubiera sucedido lo que pasó en aquel momento, contradices aquel suceso ya que las vemos como mal hechas, para mí eso es el arrepentimiento. Debemos arrepentirnos de aquellas acciones en las que nos dejamos llevar y no paramos a pensar en que podía suceder después. Debemos arrepentirnos de las cosas que no haces, en el momento que quieres realizar esas acciones que en su momento no llevaste acabo, ya no serviría de nada, sería demasiado tarde. Por otra parte, había que arrepentirse de aquello que nosotros mismos sabemos que está mal

Gema López Hernández

Anónimo dijo...

En esta frase lo que se intenta transmitir es que antes de cumplir un capricho debes pararte a pensar las posibles consecuencias que puede llevar la realización de ese capricho .
Sergi Ojeda Súarez

Anónimo dijo...

“Es importante ser capaz de establecer prioridades y de imponer una cierta jerarquía entre lo que de pronto me apetece y lo que en el fondo, a la larga, quiero. Y si no, que se lo pregunten a Esaú..”

Sergi Ojeda Súarez

Anónimo dijo...

En cuanto a la segunda pregunta el arrepentimiento es cuando tomas una decisión o haces algo que a larga te va a traer consecuencias y es ahí cuando te arrepientes, porque sabes que lo que has hecho no era lo correcto o tal vez no era una buena decisión. Nos podemos arrepentir de diversas cosas desde tomar una mala decisión en el trabajo, hasta hacer una mala acción que perjudique a los demás.Debemos arrepentirnos de lo que hacemos mal ,ya si sea consiente o inconscientemente.
Almendra Ugaz.

Anónimo dijo...

Erika Forero

El arrepentimiento es la lamentación de haber hecho algo o haber dejado de hacer alguna cosa. Como seres humanos reflexionamos acerca de nuestros actos por eso muchas veces nos arrepentimos de lo que hacemos. Nos debemos arrepentir de no haber aprovechado las oportunidades que a veces nos brindan los demás; de causarle mal a otras personas; de no haber pensado en las consecuencias de nuestros actos. Mucha gente podría decir que debemos arrepentirnos de lo que hemos hecho mal pero en vez de arrepentirse deberíamos aprender de lo que hemos hecho mal para que eso cause más efecto en nosotros porque el simple hecho de lamentarse no nos ayuda a evolucionar como personas.

Anónimo dijo...

En cuanto a la frase, yo entiendo que es muy importante saber lo que queremos hacer a la larga y lo que nos apetece hacer ahora mismo para que más tarde no nos arrepintamos de nuestros actos y así no nos pase lo mismo que a Esaú con el plato de lentejas, También a menudo nosotros queremos hacer cosas contradictorias, queremos hacer una cosa, pero no queremos que eso nos perjudique por eso tenemos que saber y pensar con detenimiento que es lo que queremos y así no sufrir en el futuro las consecuencias de nuestros actos , es decir tenemos que hacer lo que queremos pero sin sobrepasarnos.

Susana Llacsa Cárdenas

Javier Martínez dijo...

1. Cuando decides lo que quieres hacer, debes tener en cuenta que no estés respondiendo a algo momentáneo que solo te complacerá durante ese momento, un corto periodo de tiempo, algo de lo que tal vez más adelante acabes arrepintiendote; sino pensar qué es lo que te complacerá a gran escala, lo que te hará feliz más adelante, y a la larga te hará sentir bien de tu elección, algo de lo que no te arrepentirás.
Cuando dice: "pregúntaselo a Esaú", se refiere a la imagen que hemos leído como ejemplo, sacada del Génesis.
Esaú renuncia a su herencia como primogénito (algo que con el tiempo le haría feliz, algo que le importaría realmente) por un plato de lentejas (un capricho momentáneo, el cual, una vez terminado, ya siente que se está arrepintiendo).
Esta frase nos intenta trasmitir esa misma idea que nos quería trasmitir el capítulo, hay que reflexionar cuan felices nos hace en el momento de elegir y también cuan felices nos hará en el futuro, o si alterará de alguna forma la felicidad que pudiésemos sentir en algún momento.
Si reflexionamos bien sobre esto, es muy posible que nos aseguremos nuestra propia y auténtica felicidad.

Anónimo dijo...

A veces hacemos las cosas momentáneamente sin pensar, cosas que a la larga, en nuestra vida si tomamos decisiones sin destreza, sin pensar lo necesario, podemos tomar decisiones sin saber si van a resultar beneficiosas en un futuro o si no, depende del día, de nuestro estado de ánimo nos va apetecer unas cosas u otras, por eso tenemos que tener unas ideas que nos rijan a actuar de la mejor forma posible.
Por eso una vez que pase algo de este tipo, en el que tienes que decidir, hay que optar por lo que en un futuro resulte beneficioso para nuestra vida cotidiana y no suponga una piedra en el camino para alcanzar nuestras metas y nuestros objetivos.
Nosotros tenemos que tener las prioridades claras, que es lo que nos conviene, de esta forma la mayoría de las veces, cuando nos surja algo así, en lo que tengamos que decidir, con las prioridades claras, casi siempre, porque no siempre, pero casi siempre vamos a tomar la decisión correcta y la que de verdad nos va a resultar beneficiosa y no una piedra en el camino.

Óscar valdivieso

Anónimo dijo...

Luis Enrique Reis
Yo pienso que no podemos dejarnos llevar por los caprichos porque podemos equivocarnos y en realidad solo quererlo en ese momento porque nos apetece. Tenemos que reflexionar antes de actuar. Solo se debe actuar cuando quieres una cosa de verdad. Si ponemos cierta jerarquía en lo que queremos todo nos irá mejor. Las cosas importantes son las que tenemos que hacer primero, el resto después. Debemos pensar en nuestro futuro para saber lo que nos puede venir bien. Lo primero es conseguir lo necesario para vivir, como son la educación, la salud, ropa, un hogar, comida… después de tener estas cosas puedes pensar en conseguir tus caprichos. Pero lo primero es lo primero. No puedes pensar en comprarte una consola si te falta el dinero para tener comida.
Esaú no pensó en el futuro y luego se arrepintió, ya que le hubiese venido mejor la herencia de su padre que unas lentejas. Porque las lentejas le quitaron el hambre de un día, pero la herencia de su padre le hubiese quitado el hambre de buena parte de su vida.

Jesús Álvarez dijo...

En mi opinión establecer prioridades es algo muy importante, ya que por ejemplo, tengo que estudiar, pero me apetece ir al salón a ver la tele, por eso, yo tengo una jerarquía que me dice que es más prioritario estudiar que irme a ver la tele, y esto me ayuda a saber que es lo que me corresponde hacer en cada momento.
También dependiendo de la situación, nos puede ser más atractiva una cosa que otra, y por eso tenemos a nuestra gran amiga la jerarquía para ayudarnos. Por ejemplo: Ahora mismo tengo hambre, y me entran ganas de ponerme a comer patatas(me apetece ahora) en vez de esperar a que este lista la comida(me apetecerá más adelante). Mi jerarquía me dice que en vez de inflarme ahora a patatas(que no es sano y ademas me quita el hambre para la comida) aguante un poco más y coma con más ganas y mejor más adelante (la mejor opción y así además mi madre no se enfada).

Jesús Álvarez

María Sánchez dijo...

Es importante saber diferenciar de lo que queremos porque al ser nuestros caprichos solo nos beneficiará a nosotros y no podremos sacar conclusiones que beneficie o ayude a la gente en su futuro y de lo que nos conviene ya que nos será útil para alcanzar nuestras metas aunque eso implique trabajar muy duro para conseguirlo y ayudará a los demás a ser mejor persona porque a la vez estaremos dando ejemplo para la nueva generación.
Pero por otro lado,a veces, la gente puede sacar cosas positivas o que les beneficien porque las necesitan de nuestros caprichos, por ejemplo, cuando uno/a quiere ir a darse una vuelta por el parque y quiere ir acompañado/a, y su madre o padre están muy agobiados porque tienen trabajos que realizar, tú insistes hasta que ellos acceden.Les estás ayudando a despejarse de sus rutinas de trabajo.

Jesús Álvarez dijo...

En mi opinión establecer prioridades es algo muy importante, ya que por ejemplo, tengo que estudiar, pero me apetece ir al salón a ver la tele, por eso, yo tengo una jerarquía que me dice que es más prioritario estudiar que irme a ver la tele, y esto me ayuda a saber que es lo que me corresponde hacer en cada momento.
También dependiendo de la situación, nos puede ser más atractiva una cosa que otra, y por eso tenemos a nuestra gran amiga la jerarquía para ayudarnos. Por ejemplo: Ahora mismo tengo hambre, y me entran ganas de ponerme a comer patatas(me apetece ahora) en vez de esperar a que este lista la comida(me apetecerá más adelante). Mi jerarquía me dice que en vez de inflarme ahora a patatas(que no es sano y ademas me quita el hambre para la comida) aguante un poco más y coma con más ganas y mejor más adelante (la mejor opción y así además mi madre no se enfada).

Jesús Álvarez

Elena Moreno dijo...

La frase en mi opinión significa que tenemos que hacer las cosas en función de si son más o menos importantes, no pensar solo en los caprichos sino también en lo que debemos hacer y lo que es más importante hacer, porque un capricho como el de irme con mis amigas/as lo puedo dejar para después o para otro día pero si al día siguiente tengo un examen, tengo que estudiar y no dejarlo para luego. Tengo que saber distinguir lo que es más importante de lo que menos. Aunque hay veces que nos dejamos llevar por los caprichos porque es lo que nos apetece más en ese momento como el ejemplo de antes, lo más importante es estudiar pero lo que nos apetece es irnos con los amigos/as y como me apetece más el capricho que la obligación me dejo llevar por el capricho aunque esa elección luego tenga consecuencias, ya que si no estudio suspenderé el examen, me castigarán y ya si que no podré salir con mis amigos/as.

Elena Moreno dijo...

La frase en mi opinión significa que tenemos que hacer las cosas en función de si son más o menos importantes, no pensar solo en los caprichos sino también en lo que debemos hacer y lo que es más importante hacer, porque un capricho como el de irme con mis amigas/as lo puedo dejar para después o para otro día pero si al día siguiente tengo un examen, tengo que estudiar y no dejarlo para luego. Tengo que saber distinguir lo que es más importante de lo que menos. Aunque hay veces que nos dejamos llevar por los caprichos porque es lo que nos apetece más en ese momento como el ejemplo de antes, lo más importante es estudiar pero lo que nos apetece es irnos con los amigos/as y como me apetece más el capricho que la obligación me dejo llevar por el capricho aunque esa elección luego tenga consecuencias, ya que si no estudio suspenderé el examen, me castigarán y ya si que no podré salir con mis amigos/as.

Anónimo dijo...

El arrepentimiento es una sensación en el que sientes que deberías haber hecho una acción de otra manera por lo que te entristeces y te remuerde la conciencia. Por ejemplo: cuando decides tirar un penalti y lo tiras al lado izquierdo y el portero la para, sientes que eres un inútil y que deberías haber tirado a otro lado y no a ese. Este es un ejemplo claro de como al realizar una acción te arrepientes de haberlo hecho de otra manera. Otro ejemplo de arrepentimiento puede ser que cuando vas con tus amigos y vais a comer. Y solo puedes elegir entre una hamburguesa o una pizza. En este caso escoge la hamburguesa y le dan una hamburguesa que esta muy mala, mientras que tus amigos eligen una pizza. Te sientes arrepentido de haber elegido eso y te remuerde la conciencia, y llegas a estar pensando en eso durante días.
Principalmente, nos debemos arrepentir de lo que hacemos mal y lo que no hacemos porque de las dos maneras reflexionas sobre las dos cosas y en pensar sobre ¿Por qué he hecho eso y no lo otro?. Por lo que arrepentirse es lo que durante un periodo de tiempo piensas sobre dicha pregunta y en la mayoría de las veces te sientes triste.
Yo creo que deberíamos a arrepentirnos por lo que no hicimos y por lo que hemos hecho mal ya que nos hace reflexionar y por lo que en algunas personas no sienten el arrepentimiento.

EMILIO JOSÉ VALENCIA

Jorge Retana dijo...

El arrepentimiento es el sentimiento de culpa que se convierte en un acto al publicárselo a una persona. Es uno de los mayores actos de afecto puesto que le haces entender a la otra persona que te has equivocado, te has dado cuenta y aprenderás para no volverlo a cometer.
Nos debemos arrepentir cuando ofendemos o hacemos criticas destructivas hacia otras personas y sobre todo cuando las herimos o no hacemos caso puesto que ellas intentan ayudarnos y le negamos toda ayuda que nos proporcionan cuando por ejemplo una madre te dice que no puedes hacer algo es por algún motivo no por que si por que a ella no le apetece que lo hagas, porque todas las madresinrtent5an ayudar b a sus hijos y que tengan un buen futuro.
Todo depende de lo que hayamos hecho cómo y porque, no siempre hay que arrepentirse de hacer algo, o por el contrario, no hacerlo si no que nos debemos de arrepentir de aquellas buenas oportunidades que nos ofrece la vida y en especial las personas que nos ayudan y desaprovechamos y en el caso contrario nos debemos de arrepentir de lo que hemos hecho mal siempre y cuando lo comprendamos y sepamos mejorar para no volver a ocurrirnos.

Anónimo dijo...

De lo que leído el arrepentimiento es un sentimiento de culpa de lo que has hecho mal anteriormente a una personas o personas ,ya que tienes un remordimiento de tu conciencia de lo que habías hecho .De lo que nos tenemos que arrepentir es de las cosas que pienses de que hayas hecho mal a una persona en concreto . De lo que no debemos arrepentirnos es de esas cosas de lo que tenemos ese sentimiento culpa y cuando ya sabes que no lo tienes ese sentimiento se va

Miguel Muñiz dijo...

1. ¿Qué condiciona nuestra elección? ¿cuál es el problema de la decisión conveniente? “Si te digo que hagas lo que quieras, lo primero que parece oportuno hacer es que pienses con detenimiento y a fondo qué es lo que quieres”.

Lo que quieras es una forma de decirte que hay que tomarse en serio tu libertad.
Cuando hacemos lo que queremos hay que tener cuidado con atender a algo que queramos en este momento y mirar más bien si podemos hacer lo que queramos en un futuro.
Una decisión conveniente es aquella que se toma teniendo en cuenta lo más conveniente en un futuro y no lo que quieres en ese momento.
Los humanos queremos ser humanos porque queremos ser tratados como humanos.
Un hombre no nace del todo hombre ni nunca llega a serlo si no le ayudan los demás

Arturo dijo...

El arrepentimiento se dice a aquello que se piensa, después de cometer un error, sabiendo que podrías haber hecho lo correcto dando como resultado algo favorable. Y la consecuencia de ese error es desfavorable para el que lo comete, o para otra persona o para ciertas personas.
Nos debemos arrepentir de aquellos actos los cuales puedan afectar a algo, o alguien. No este alguien no tiene porque ser alguien cercano con el simple hecho de ser persona.
Debemos arrepentirnos de lo que hacemos mal, ya que no tiene sentido de hacer algún acto bueno y arrepentirse de ello. Ya que se podría decir que la ética ya nos hace pensar y saber lo que es bueno y malo.
Ya nos enseñan lo que es bueno y es malo. Hay que sentirse bien por tus buenos actos , y recapacita tus errores.

Anónimo dijo...

Frase
“Es importante ser capaz de establecer prioridades y de imponer una cierta jerarquía entre lo que de pronto me apetece y lo que en el fondo, a la larga, quiero. Y si no, que se lo pregunten a Esaú..”
Buena hablemos de prioridades muchas veces nos viene a la cabeza las cosas materiales ejemplo: nuestra prioridad es llegar al colegio, llegar a casa , divertirnos...
Pero son cosas que queremos o cosas que nos vienen por capricho en esto debemos elegir nosotros pero en circunstancias nosotros elegimos lo menos esperado por falta de razonamiento, debemos saber lo que necesitamos ahora (Estudios) o más adelante abrirnos al mundo, pero no podemos poner a un niño trabajar son cosas que no te vienen ahora.Bueno nosotros tenemos que elegir y nadie nos lo puede quitar pero tenemos que tener cuidado con las decisiones porque nos repercutirán en el futuro.
Daniel Mamani Chiri

Andrea Díaz dijo...

Es importante ser capaces de establecer prioridades sobre lo que queremos en este momento o lo que realmente nos hace falta o lo que realmente necesitaremos no se trata de solo pensar en lo que en este momento si no también de hacer alusión al futuro y lo que querremos en el futuro y no como hizo Esaú y en ese momento le apetecían las lentejas y las cambio por ser el primogénito que a ser verdad en ese momento iba a aprovechar mejor las lentejas pero en un futuro se arrepentiría pues siguiendo este ejemplo y fijándonos en Esaú lo que nos hace entender esta historia del génesis es que debemos priorizar y jerarquizar y pensar dos veces las cosas aunque como dice mi abuelo az lo que te apetezca hoy por que mañana puede que no estes si no miras al futuro te puedes acabar tropezando

Andrea Martínez dijo...

Haz lo que quieras es una orden para que actúes libremente. Aunque te guíes por otros siempre actuaras con total libertad, y podrás elegir lo que quieras y te apetezca o lo que te convenga. “Es importante ser capaz de distinguir entre algo que te apetezca y entre algo que puede ser bueno para ti a largo plazo, eso es establecer una jerarquía con unas propiedades”. La vida no es un pasatiempo, hay que disfrutarla. La vida está hecha de tiempo y de relaciones con los demás. Haz lo que quieras en realidad significa que te atrevas a darte a la buena vida. “El ser humano no es solo una realidad natural, sino también una realidad cultural”.
Andrea Martínez

Pablo Arce dijo...

El arrepentimiento es aceptar tus errores y saber como remediarlos, debemos arrepentirnos de todos esos actos en los que hemos actuado instintivamente y que más tarde nos hemos dado cuenta que hemos actuado mal. deberíamos arrepentirnos solo de cuando actuamos mal ya que si no haces algo ya aparecerá otra oportunidad mejor pero si no nos arrepentimos de lo que verdaderamente esta mal, puede llegar a ser un conflicto mayor y perjudicarte seriamente.

Anónimo dijo...

2. El arrepentimiento es un sentimiento en el cual te culpas de haber hecho algo o de ni siquiera haberlo hecho, deseas dar marcha atras para poder corregir lo que has hecho mal o directamente hacer lo que debiste y no has hecho.
Nos debemos arrepentir tanto de cosas que hemos hecho mal como haber roto un vaso o algo más grave haber agredido a alguna persona, pero a su vez también nos debemos arrepentir de cosas que deberíamos haber hecho y no hicimos como no hacer un trabajo muy importante o no decirle que la quieres a esa persona tan especial. Después de esto no puedes parar de pensar en que has hecho algo mal o que tendrías que haberselo dicho y no lo dijiste, a esto último junto con un cosquilleo en la tripa que no cesa se define como arrepentimiento.

Sergio Martín Sánchez

Anónimo dijo...

He contestado a la primera pregunta:

Yo creo que significa que para tener una buena decisión tienes que saber, primero, si es necesario y bueno para tu futuro (lo que quieres) o si es un capricho del momento (lo que te apetece).
Porque a veces, por querer algo que realmente no es necesario, perdemos lo que en realidad nos importa, como le pasó a Esaú.
Hay algunas cosas que nos hacen dudar entre lo que queremos de verdad y lo que nos apetece en un momento como por ejemplo, la muerte. Si piensas que pronto morirás, olvidas lo importante de la vida y sólo darás valor a lo que en este momento tienes (a Esaú le pasó esto, prefería unas lentejas en el presente que tal vez una vida mejor en el futuro con la herencia de su padre).
Si lo piensas bien, te darás cuenta de que unas lentejas sólo te quitan el hambre en unas horas, pero pronto volverás a tener hambre, eso es lo normal. Y una herencia te dará suficientes bienes como para no tener hambre en un futuro.

Sofía Villanueva

Anónimo dijo...

He respondido a la primera pregunta:

Yo creo que significa que para tener una buena decisión tienes que saber, primero, si es necesario y bueno para tu futuro (lo que quieres) o si es un capricho del momento (lo que te apetece).
Porque a veces, por querer algo que realmente no es necesario, perdemos lo que en realidad nos importa, como le pasó a Esaú.
Hay algunas cosas que nos hacen dudar entre lo que queremos de verdad y lo que nos apetece en un momento como por ejemplo, la muerte. Si piensas que pronto morirás, olvidas lo importante de la vida y sólo darás valor a lo que en este momento tienes (a Esaú le pasó esto, prefería unas lentejas en el presente que tal vez una vida mejor en el futuro con la herencia de su padre).
Si lo piensas bien, te darás cuenta de que unas lentejas sólo te quitan el hambre en unas horas, pero pronto volverás a tener hambre, eso es lo normal. Y una herencia te dará suficientes bienes como para no tener hambre en un futuro.

Sofía Villanueva

Anónimo dijo...

Contesto a la segunda pregunta:
El arrepentimiento es una acción que te produce tu conciencia cuando te dice que has hecho algo que no está bien y te hace reflexionarlo de tal forma que te arrepientes de lo que has hecho, es decir que si volvieses para atrás no lo volverías a hacer.
Nos debemos arrepentir de todas las cosas que hacemos cuyo fin es hacer daño a una persona tanto física como psicológicamente.
Depende, por ejemplo hay cosas que haces mal pero que no son graves o que no hacen daño a alguien, en cuyo caso no nos deberíamos arrepentir porque con ese error que hemos cometido hemos aprendido algo bueno, que es no repetirlo o alguna lección importante de la vida.

Anónimo dijo...

Contesto a la segunda pregunta:
El arrepentimiento es una acción que te produce tu conciencia cuando te dice que has hecho algo que no está bien y te hace reflexionarlo de tal forma que te arrepientes de lo que has hecho, es decir que si volvieses para atrás no lo volverías a hacer.
Nos debemos arrepentir de todas las cosas que hacemos cuyo fin es hacer daño a una persona tanto física como psicológicamente.
Depende, por ejemplo hay cosas que haces mal pero que no son graves o que no hacen daño a alguien, en cuyo caso no nos deberíamos arrepentir porque con ese error que hemos cometido hemos aprendido algo bueno, que es no repetirlo o alguna lección importante de la vida.
Mónica Martín Díaz

Adrián Álvarez dijo...

En mi opinión tienes que ser capaz de diferenciar entre lo que te apetece ahora mismo de lo que de verdad quieres. Es cierto que si te dan lo que te apetece ahora mismo serás feliz, pero si pensamos en esa felicidad ... ¿Es una felicidad verdadera o tan solo un sentimiento superficial?
Debemos pensar más profundo y determinar qué deseos son simples caprichos y cuáles son las cosas que de verdad queremos.
Todo el mundo tiene el mismo destino, más tarde o más temprano cada ser humano morirá y este saber nos hace tomar decisiones algo malas, es decir, como sabemos que vamos a morir no pensamos en el día de mañana y actuamos pensando en el presente, haciendo las cosas que nos apetecen en el momento. Por ello debemos diferenciar muy bien estas dos cosas y elegir la opción que nos convenga más aunque ese beneficio tarde en llegar.
¡Aprendamos a ser pacientes!

Anónimo dijo...

Segunda pregunta:
-El arrepentimiento es ese sentimiento en el que rogarías por volver atrás y enmendar aquello que hiciste o dijiste en ese momento por unas determinadas circunstancias y ahora no querrías haberlo dicho o hecho.
- Debemos arrepentirnos de aquello que ha perjudicado algún mal a ti o a los que te rodean.
-Cuando hacemos algo mal, tiene malas consecuencias, pero si no lo hacemos puede que no traiga malas consecuencias. Me explico, quiero decir que el sentimiento de arrepentimiento seguirá ahí, ya que por haber hecho algo podrías haber mejorado tu vida y ahora serías más feliz, pero la otra cara de la moneda es que también la podrías haber empeorado. Si te encuentras en esa situación el arrepentimiento no aparecerá por ningún lado.
María Redruello

«El más antiguo ‹Más antiguo   1 – 200 de 214   Más reciente› El más reciente»